*


Matrimonios de chilenos en el extranjero aumentan 40% en una década

Por Biut y Agencias

El 28 de agosto del año pasado, Grace Knuckey se casó en la Masía Can Magi de Barcelona con el español Santiago Ramón. Diez años antes había tomado un avión rumbo a España para probar suerte. En eso estaba cuando conoció a Santiago. Hoy reconoce que le hubiera salido más barato hacer la boda en Chile, pero decidió formalizar su vínculo en la ciudad condal porque “tengo mi vida acá”, cuenta.

Como Grace, en la última década han aumentado los chilenos que deciden casarse fuera del país. Las cifras del Registro Civil indican que el año pasado hubo 1.547 vínculos, casi 40% más que los 963 de 2001. Un dato no menor, considerando que los matrimonios chilenos presentan una leve baja.

“En el último tiempo se ha visto que las expectativas matrimoniales de los chilenos se han vuelto más cosmopolitas. La gente se atreve a casarse más afuera”, explica Rodrigo Larraín, sociólogo de la U. Central. Es que si hace algunos años los chilenos preferían casarse y luego hacer las maletas, hoy también ocurre lo contrario.

El mercado se ha fijado en esto. Claudia Arueste Cortes-Monroy, product manager de Novios Ripley, cuenta que existe un servicio de lista de regalos para que los novios que se casan fuera, puedan recibir los obsequios de sus parientes en Chile. “Se han visto más casos en el último año. Son chilenos que se van a trabajar o a estudiar, tiene entre 25 y 35 años”, dice.

La periodista Sandra Burgos (40) y la contadora Lesly Alarcón (32) son parte de este grupo. Ellas, además, tienen algo en común: se casaron con españoles en la ciudad de Burgos. Así pasaron a formar parte de la lista de los 793 matrimonios de chilenos en España en esta década y son un ejemplo del fuerte aumento de nacionales que residen en ese país, que llegaban a 66 mil en 2007 -según datos de la Ocde-. Raúl Sanhueza, director de Dicoex de Cancillería, calcula en 600.000 el total de chilenos viviendo en el exterior.

Beneficios

También hay naciones donde los casamientos de nacionales llaman la atención si se compara el tamaño de la colonia. Cuba es un caso excepcional: allá la diáspora representa alrededor de 1.000 personas y desde 2001 se registraron 699 matrimonios. En Suiza e Italia ocurre lo propio: suman 314 y 312 vínculos de chilenos, respectivamente, y tienen colonias de no más de 4.000 nacionales. Acá hay otra razón que explica por qué dar el sí lejos de Chile: las facilidades que se les otorgan a los cónyuges de ciudadanos locales para conseguir la carta de residencia o los programas de adaptación. Por ejemplo, si un chileno o chilena se casa con un ciudadano suizo, puede optar a cursos de idioma gratuitos. Y países como España, Suecia y Francia reducen el tiempo de estadía para obtener el permiso de residencia luego de cumplir un período casado, según explicaron en los consulados locales.

La mayoría de los matrimonios de chilenos en el exterior son con un extranjero. El 2010 hubo 1.373 vínculos con extranjeros y 174 fueron entre nacionales. Argentina y Estados Unidos son los países donde reside la mayor cantidad de chilenos, con 429 y 107 mil, respectivamente. Estos dos países son justamente donde más matrimonios se celebraron: 2.258 y 1.253. Ambas naciones son destinos habituales para estudiantes y ejecutivos nacionales.

Según datos de Dicoex de 2004, el 47,2% de los connacionales en el exterior mayores de 15 años estaba casado, el 30,4% soltero y un 10,4% conviviendo.

Nueva etapa

Otro motivo del alza es la creciente cantidad de extranjeros que llegó al país en la última década. “La balanza migratoria de Chile está cambiando: si antes eran muchos más los que salían, hoy se ha equiparado y es probable que a fines de esta década por primera vez sean más los que entran que los que salen”, explica Raúl Sanhueza. Acá se produce el fenómeno bumerán: los nacionales conocen su pareja extranjera en Chile y viajan a casarse a su país de origen.

También se ve que los chilenos eligen a las vecinas de la región. “Hay un fenómeno: como las chilenas están muy reacias a casarse, colombianas, venezolanas, peruanas y ecuatorianas ocupan, en parte, ese espacio”, dice Larraín.

Pero una cosa es que se casen y otra que el vículo perdure. Ricardo Viteri, director de Separados.cl, está asesorando a más de 50 personas que se casaron en el exterior con extranjeros y hoy tramitan su divorcio. “Hay chilenos a los que aún les cuesta acostumbrarse a otras culturas”, concluye.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.