*


¡No descuides tu pelo y piel este verano!

Por Biut y Agencias

Las altas temperaturas a las que estamos expuestos han provocado que las piscinas sean el mejor escape para aliviar el intenso calor. Sin embargo, su uso en forma descuidada puede generar algunos problemas en el pelo y la piel.

Hongos, quemaduras por exposición al sol y resequedad en piel y pelo por efecto del cloro, son sólo algunos de los efectos negativos que pueden sufrirse producto de la temporada de piscina. El Dr. Jorge Szot, dermatólogo de Vidaintegra, nos brindó algunas precauciones para pasar un rato agradable y siempre saludable. Tal como señala, “en verano uno anda más ligero de ropa y se expone a la radiación de manera mucho más directa. Y en ocasiones sin protección, lo que puede producir quemaduras superficiales, pero bastante intensas”, afirma.

Para prevenir este tipo de accidentes es fundamental seguir los consejos que nos entregan los especialistas, entre los cuales destaca el aplicar cada tres horas bloqueadores solares con un factor solar como mínimo de 50. Según el dermatólogo, esto es indispensable para obtener una óptima protección. “Si se va a estar más de cuatro horas expuesto al sol, el sudor hará que la loción desaparezca. Asimismo, si se está en contacto con el agua, ya que el líquido eliminará con facilidad la crema luego de algunas horas y quedará desprotegido”, indica el Dr. Szot.

Si bien el daño de los rayos UV son muy dañinos, no son los únicos inconvenientes que aparecen cuando se busca refrescarse con un chapuzón. El peligro de contagiarse de hongos también es un problema importante, pero que se puede evitar. Para el Dr. Szot las principales zonas de transmisión son los lugares húmedos con temperaturas elevadas los que alojan estas infecciones y facilitan su proliferación. “La única forma de impedir su propagación y contagio, es utilizando chalas”, afirma.

Otro factor que puede producir algún deterioro es el cloro que contienen las piscinas, ya que reseca la piel y el cabello. El cloro afecta al manto graso protector, que mantiene la piel hidratada, elástica y a salvo de microbios. Es además irritante de las mucosas de la nariz y de los ojos. También puede hacer que los cabellos teñidos se oxiden y decoloren. Y las uñas, que también sufren, pueden protegerse usando una capa de brillo.

Al salir de la piscina es importante bañarse para retirar todos los restos de cloro. El broche de oro es el uso de una buena crema hidratante sobre todo el cuerpo, que ayude a reponer la hidratación perdida.

Precauciones especiales: Niños y adulto mayor

No exponer a los niños menores de un año al sol ni tampoco a piscinas comunitarias, es la principal recomendación que dan para los bebés. Entre 1 y 2 años, pueden estar en el exterior pero muy bien protegidos con sombreros y toldos. Y sólo desde el segundo año de vida pueden aplicarse filtros solares especiales, que deben ser recomendados por un dermatólogo.

El cuidado para la piel de los adultos mayores debe ser igual de riguroso, debido al alto nivel de resequedad que les puede provocar el sol. Para ellos la hidratación es fundamental.

TIPS PARA UNA PROTECCION EFECTIVA

Aplicarse bloqueador con factor como mínimo de 50 cada tres horas.

Hidrate su cabello antes de ir a la piscina.

No exponga a niños menores de 1 año al sol. Y sólo desde los dos años protéjalos con bloqueadores recomendados por un dermatólogo. Evite los hongos, utilice chalas antes y después de salir de la piscina.

Dúchese después del baño para eliminar el cloro.

Después de bañarse, hidrate su cuerpo con lociones o cremas.

Cuidados íntimos


No todo es diversión en verano, porque durante la época de vacaciones también se deben prevenir posibles molestias especialmente en la zona genital femenina.

Se deben tomar algunas precauciones para evitar enfermedades como la dermatitis en la zona genital de las mujeres. Efectivamente esta es una de las patologías que más afecta a las féminas, explica la Dra. Lilian Carrasco, académica de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello.

“En esto meses de calor, la patologías que más atiendo son las dermatitis irritativas de la vulva por la arena de la playa y los químicos del agua de la piscina”, dice la gineco-obstetra, quien aclara que no son infecciones, sino irritación de la piel de la vulva, la cual es muy delicada. Esta enfermedad se manifiesta con prurito (picazón) de la zona genital y eritema y debe ser consultada a un experto.

Según detalla la profesional, se generan irritaciones en esa delicada zona de la mujer debido a que muchas veces se quedan con la ropa húmeda. “La irritación de la mucosa vulvar puede favorecer la proliferación de hongos que viven en la zona genital y perianal”, dice. El llamado de la especialista es a salir de la piscina, sacarse el traje de baño y ducharse con agua potable. Esto es especialmente importante en la niñitas, dice la Dra. Carrasco, por lo cual es útil llevar otro traje de baño para ellas.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.