*


OMS: Abuso de antibióticos está creando bacterias invencibles

Por Biut y Agencias

“La resistencia a los antimicrobianos es cada vez más grave y muchas infecciones ya no se pueden curar fácilmente”, dijo ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un reporte donde advierte sobre cómo han aumentado las bacterias que no están respondiendo a los antibióticos disponibles en el mercado, pese a que hace sólo unos años estos mismos eran usados eficazmente en el tratamiento de dichas enfermedades. Las cifras son elocuentes: sólo en 2010 se registraron 440 mil casos nuevos de tuberculosis resistente y multirresistente en 69 países del mundo, que terminaron con 150 mil vidas. Y en Europa más de 25.000 personas están muriendo cada año debido a infecciones de superbacterias, imposibles de tratar incluso con los antibióticos más nuevos.

De allí que la OMS haya escogido el Día Mundial de la Salud para alertar sobre este problema que -sostiene- de no ser tratado a tiempo puede generar un escenario sanitario similar a cuando los antibióticos aún no existían en el mundo y enfermedades no graves provocaban miles de muertos. Según la OMS, el actual escenario ha sido causado por el abuso que se ha hecho de estos fármacos por parte de la población -que los compra sin receta- y de los médicos, que muchas veces los recetan inadecuadamente. “El mundo está a punto de quedarse sin estas curas milagrosas”, dijo la doctora Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud.

“La mayoría de los antibióticos han perdido su capacidad. Por ejemplo, la penicilina antes se usaba para enfermedades respiratorias, infecciones, etc. Hoy son muy pocas las enfermedades que son sensibles a ella”, cuenta a La Tercera Pilar Ramón-Pardo, experta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La última gran alerta sobre este fenómeno ocurrió a fines de 2010, cuando se generó una alerta mundial por la aparición de una superbacteria -llamada NDM-1- detectada en las redes de agua potable de Nueva Delhi y que llegó a varios países de Europa, que no respondía a ninguno de los antibióticos más potentes disponibles.

El hecho se suma a otro problema: menos de un 5% de los fármacos que se están desarrollando actualmente son antibióticos. ¿El motivo? “La inversión es muy cara y la recuperacion de los costos es pequeña para los farmacéuticos” explica la doctora Ramón-Pardo.

Jaime Labarca, infectólogo del Departamento de Medicina Interna de la Universidad Católica, dice que en Chile las infecciones intrahospitalarias es donde se presentan los principales casos de resistencia a los antibióticos.

En las enfermedades, dice, prácticamente no hay problemas, ya que en nuestro país desde hace más de 10 años se usa la receta retenida para la compra de antibióticos. “Además hay una preocupación permanente por mantener controlada la situación por parte de unidades médicas y universidades”, dice.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa