*


Para empezar bien la mañana

Por Biut y Agencias

1. Café del Opera

Su segundo piso, cómodo y discreto, es un buen escenario para un tentempié de media mañana en la semana, o un desayuno sin tope de horario los sábados y domingos. Especial para una conversación pausada. Se abre a las 10 AM y durante todo el día. Atrévase con el desayuno especial de la casa, que lleva el nombre del lugar: es un canastito con tres pancitos -que pueden ser dulces o salados- hechos en el local; dos huevos de granja que pueden llegar revueltos o en una omelette a punto; lonjas de jamón y queso amarillo sazonado; y un potecito, de palta o mermelada, como cada uno quiera. ¿Para beber? Un sabroso jugo de la casa preparado en el momento y una taza de té o café. En total, $ 5.000. Si no quiere el de la casa, puede armar lo suyo: hay croissants ($ 2.100), pailas de huevo ($ 1.200) y huevos a la copa ($ 800). También helados -el de rosa mosqueta, notable-, y pastelería abundante en la que chocolate de calidad marca presencia.

Dirección: Merced 389. Tel.: 664 3048.

2. Blue jar

Su apariencia moderna sin estridencias, la agilidad de un servicio, consciente del poco tiempo de su clientela que circula cerca del Ministerio de Hacienda y de La Moneda. El lugar tiene un toque anglo contemporáneo, como muy pocos en el centro. Pero la imagen es nada si no se acompaña de un fondo culinario de respeto en sus tentempiés a primera hora del día. No cuentan con un menú fijo, pero sí con platos que corren desde las 8 AM, de lunes a viernes. Pruebe las tostadas de pan de masa fermentada ($ 1.200) con cualquiera de las mermeladas caseras que tienen. Pueden ser con quesillo o palta también. ¿Más y mejor? Los prensados de jamón queso o jamón huevo ($ 3.500), los bagels caseros ($ 3.000, con crema, o $ 4.200 con salmón ahumado), los churros rellenos de manjar o chocolate ($ 3.500), una buena camada de muffins y brownies horneados en la mañana ($ 1.500) u otras masas que lucen en su activa barra matinal. Para beber, hay desde smoothies de plátano, té, infusiones y una variedad de cafés que se pueden beber ahí o llevar. Si es habitante del centro, no se arrepentirá.

Dirección: Almirante Gotuzzo 102. Tel.: 699 8399.

3. Coquinaria

Puede ser en su terraza, que está bajo el nivel de la calle, o adentro, rodeado de un ejército de delicatesen puestas exquisitamente en sus mostradores y que provienen de todas partes del mundo. Apueste por un brunch de fin de semana, que es su fuerte matinal. Puede convertirse en una experiencia bien sazonada a la vista y al gusto. Sábados, domingos y feriados, la mesa está servida desde las 8.30 AM hasta las 16 PM, con el mismo menú: una copa de Martini llena de frutillas marinadas en jugo de naranja, yogurt, granola y miel; huevos fritos con tocino crocante; tomates asados; champiñones salteados; y tostada con salsa marmite (a la cerveza). Hay una alternativa, no light precisamente: una canasta de panes con pasas, chocolate, tostadas y croissant; huevos benedictinos o un sándwich Croque Monsieur (relleno con jamón y cubierto de gruyère) o Croque Madame (cubierto con huevo frito). Valen la pena los $ 7.950, porque, además, incluye té o café.

Dirección: Isidora Goyenechea 3000, subsuelo. Tel. 2451958.

4. La Chocolatine

Más que un local consolidado como comedor, las mesas pequeñas de la terraza y cercanas al mostrador de esta panadería boutique reflejan que se está haciendo a sí misma, paso a paso. Es que la idea de Marc Lesouhaitier y Joël Beroud, ésa de hacer pan tal como podría servirse o llevar en cualquier panadería de un barrio parisino, les ha resultado exitosa. Sobre todo, considerando la zona donde se encuentra la mayoría de los franceses residentes en Santiago. La harina de acá no tiene comparación con la de París, pero se esfuerzan para que su clásico baguette, por ejemplo, sepa casi idéntico al original (y lo logran). Desde esa premisa, también surgen otras variantes como los battards (pan largo y grueso), las navettes (el descendiente directo de nuestra criolla marraqueta) o sus suaves croissants. Servidos con un café, o té, más alguna masa dulce y jugo de frutas, compone el petit dejeuner ($ 2.100). Con eso, una pastelería fina e importaciones varias del Viejo Mundo, agasajan a su clientela cada mañana en este llamativo rincón de Vitacura, al lado de la parroquia Los Castaños.

Dirección: Vitacura 7269. Tel.: 220 0561.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa