*


Proyecto Yungay 2020 convertirá el barrio en polo cultural y gastronómico

Por Biut y Agencias

Desde hace poco más de un mes, una treintena de estudiantes recorre las antiguas calles del barrio Yungay. Conversan con los vecinos, entrevistan a los locatarios del sector y toman nota de aquello que les llama la atención: desde el estado de las fachadas hasta el perfil de los residentes (si hay inmigrantes, más adultos mayores, niños, etc.).

Se trata de un grupo de alumnos de la carrera de Diseño de Ambientes del Duoc UC Alameda y que son parte del proyecto Yungay 2020, que consiste en realizar un diagnóstico del entorno para después convertirlo en una estrategia integral orientada a cambiarle la cara al barrio y revitalizarlo.

Yungay 2020 es una iniciativa conjunta de Duoc UC (aportó con los estudiantes, quienes trabajan en su proyecto de título) y la Corporación Cultural Barrio Yungay, que agrupa a 20 locatarios del sector, como el Boulevard Lavaud, Espacio La Gárgola o la conocida sandwichería Fuente Mardoqueo.

A ellos se suma la ayuda de la Municipalidad de Santiago y de Santiago Innova, entidad comunal que apoya económicamente a pequeños emprendimientos. ¿El objetivo de esta alianza? Rescatar la identidad del barrio Yungay y, al mismo tiempo, consolidarlo como un polo cultural, de diseño, gastronómico y turístico de aquí a 10 años.

Tras varios meses de incubar este plan, ahora dan sus primeros pasos. Según Rodrigo Medina, director de carrera de Diseño de Ambientes de Duoc UC, estos jóvenes están realizando un “barrido puerta a puerta” para levantar las inquietudes de los habitantes: la necesidad de comerciantes de ampliar sus locales hacia las terrazas, mostrar vitrinas más atractivas o, incluso, de construir un estacionamiento subterráneo. Todo dependerá de las necesidades recabadas por los jóvenes. “El resultado final tendrá dos aristas: un plan maestro para el sector y, además, proyectos puntuales en beneficio de los locatarios”, dice Medina.

Dentro de dos semanas, los alumnos entregarán su diagnóstico y presentarán sus primeras propuestas. Y aunque Medina aclara que aún no están definidas las medidas concretas, adelanta que en diciembre la comunidad de Yungay podrá conocer los proyectos definitivos. Estos pueden ir desde la creación de rutas temáticas hasta el diseño de mobiliario público, como luminarias, basureros o escaños. “Hay que generar identidad y unidad en el barrio”, agrega.

Pros y contras

Claudia Sabat vive y trabaja en el sector. Es la dueña de Espacio La Gárgola, una antigua casona de calle Maipú, en la que instaló una galería y tienda de diseño independiente. Pero, además, es secretaria de la Corporación Cultural Barrio Yungay. Conoce el barrio de memoria. “Algunas calles son muy oscuras, lo que incide en el tema de la seguridad, y hay un mal manejo de la basura, porque la gente bota muebles y materiales de construcción en los contenedores”, cuenta.

Pero, al mismo tiempo, rescata la dimensión a escala humana de esta zona: “Aquí hay vida de barrio, con almacenes de la esquina, y hay patrimonio arquitectónico, áreas verdes y un legado histórico importante. Es un diamante en bruto”, dice Sabat.

Lo mismo opina Cristián Lavaud, dueño del Boulevard Lavaud (Peluquería Francesa): “Queremos trabajar en conjunto con el municipio, Duoc y los emprendedores del sector, que tiene un gran valor urbano y el potencial de ser un atractivo turístico y cultural”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.