*


Qué aspectos debemos considerar a la hora de escoger “protección femenina” para el período menstrual

Por Biut y Agencias

Hasta hace unos 70 años, las mujeres tenían que usar un montón de métodos de protección bastante singulares. Hacían almohadillas de materiales como esponjas, bolsas rellenas con copos de algodón y otros tejidos, pero no se desechaban como ahora, sino que se lavaban y se usaban de nuevo.

A fines del siglo XIX se inventaron las primeras toallas higiénicas desechables, claro que de tamaño XXL. Sin embargo, debido a los pocos métodos publicitarios de entonces, nadie supo de esta noticia. Posteriormente, en los años 20, varias empresas empezaron a fabricar toallas femeninas y anunciarlas en revistas solo para ellas. Las mujeres solían fijarlas con alfileres seguros o de gancho a su ropa interior.

Hoy las cosas han cambiado y en el mercado encontramos una gran variedad de estos productos, pero qué aspectos debemos considerar a la hora de elegir una protección femenina para el período menstrual. Según la Dra. Lilian Carrasco, académica de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello, se debe considerar la cantidad de flujo menstrual y las actividades que desempeña la mujer.

Primeros días

“Los  primeros días, el flujo es mayor por lo cual lo adecuado es usar una toalla de gran absorción y una toalla nocturna durante la noche. En la medida en que pasan los días el flujo va disminuyendo y permite usar al final del periodo sólo protectores”, dice la gineco-obstetra.
Si la mujer desempeña actividad en agua o que requieran ropa más ajustada, la especialista sugiere usar tampones, los cuales también vienen en distintos tamaños y diferentes niveles de absorción.

El sangrado menstrual normal no presenta coágulos, dura menos de 8 días y se produce en forma cíclica cada 21 a 35 días. La elección dependerá de las necesidades de la mujer, pero la doctora Carrasco subraya que se debe inclinar idealmente por aquella que es absorbente, delgada, sin perfume ni colorantes. Además, sugiere  cambiar una toalla higiénica cada seis horas y los tampones cada cuatro, aunque puede ser con mayor frecuencia si el flujo así lo requiere.

¿Y los protectores diarios?

Además de las toallas higiénicas y tampones, existen los protectores diarios. Según indica la académica de la UNAB, éstos son muy útiles en los últimos días de la menstruación. “Cuando el flujo es escaso y cuando se está en algún tratamiento con óvulos vaginales porque aumenta el flujo. Pero no deberían usarse en forma constante, pues los protectores diarios impiden la ventilación normal de la vulva favoreciendo o manteniendo las infecciones. También puede aparecer irritación por el roce o el perfume del protector”, advierte.

Finalmente, la gineco-obstetra recomienda que las toallas como los protectores se deben enrollar sobre sí mismos, envolverlos en papel higiénico o meterlos en una pequeña bolsita y desecharlos en el papelero, por ningún motivo tirarlo por el inodoro.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.