*


¿Quién dijo que los chilenos no se casaban?

Por Biut y Agencias

Un estudio realizado por el sitio web separadosdechile.cl comprobó que los chilenos a lo largo del tiempo han roto los patrones internacionales si a divorcio se refiere. Al contrario de la tendencia regional que se ha experimentado, en Chile los matrimonios se mantienen constantes y tienden a incrementarse. Según Ricardo Viteri, director del portal y especializado en rupturas matrimoniales y divorcios “Pese a que todas las estadísticas a nivel mundial demuestran que los matrimonios disminuyen tras promulgarse una ley de divorcio, en Chile tal fenómeno no ocurrió, convirtiéndolo en la única nación, de acuerdo a la literatura internacional disponible, que rompe con tal tendencia”.

Los enlaces nupciales mantienen una indiscutida alza desde la entrada en vigencia del divorcio, alcanzando el 2011 la cifra más alta de los últimos 10 años. A su vez, otro dato importante de la investigación, confirmó que los chilenos han transformado en un mito la tendencia internacional de altos porcentajes de fracasos en segundas nupcias: desde el 2005, menos del 1% de vueltos a casar se han divorciado en segunda instancia.

El especialista de separadosdechile.cl argumentó que una de las principales causas de este fenómeno se debe a que los chilenos saben que pueden contraer matrimonio para toda la vida y fracasar en tal intento, pero su equivocación, que es propia de la naturaleza humana, no les impide buscar y encontrar su felicidad con una nueva pareja y así formar un nuevo hogar matrimonial. “Quienes auguraron que los matrimonios en Chile disminuirían con la legalización del divorcio, se basaron en estudios y experiencias extranjeras pero erraron en sus conclusiones al no contemplar en sus análisis la idiosincrasia del chileno”.

Aunque parezca extraño, el continuo aumento de los matrimonios en nuestro país se debe únicamente a la promulgación de la ley que permite la disolución del vínculo matrimonial y las segundas nupcias. “De los 66.060 matrimonios celebrados el 2011, en 15.892 de ellos, es decir, 24% del total de bodas inscritas, a lo menos uno de los contrayentes era un divorciado vuelto a casar. Sin esas uniones de divorciados, los matrimonios del 2011 apenas superarían los 50 mil, cifra bastante menor a la más baja alcanzada entre 1990 y 2004. Por tanto, de no haberse aprobado el divorcio en nuestro país, los matrimonios seguirían en su estrepitosa caída iniciada en la década de los 90” aseguró Viteri.

Además, el estudio reveló estadísticas entregadas por el Poder Judicial y Registro Civil respecto de matrimonios y separaciones legales. Ambos organismos concluyeron que el divorcio ha aumentado fuertemente las demandas de separaciones matrimoniales desde el 2005 en adelante, sin embargo también ha fomentado las segundas nupcias y las cifras demuestran que a los divorciados vueltos a casar entre el 2005 y 2010 les ha ido bien en su segundo matrimonio. Según datos del Registro Civil, entre enero 2005 y julio 2011, 17.822 mujeres se divorciaron y sólo 2 lo hicieron por segunda vez, mientras que 28.065 maridos se separaron legalmente y apenas 28 se divorció en una segunda oportunidad, lo que se traduce en que menos del 1% de los vueltos casar se ha separado legalmente en su segundo matrimonio.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.