*


¿Se pueden prevenir los ataques cardíacos?

Por Biut y Agencias

Durante los últimos 30 años, los hábitos alimenticios de los chilenos han cambiado y ello ha repercutido directamente en la aparición de los factores de riesgo cardiovascular. El menor consumo de frutas, verduras y legumbres, más la aparición de la comida chatarra han incrementado la posibilidad de sufrir patologías cardíacas y para evitarlas, el cardiólogo de Vidaintegra Fernando Vilchez, explica cómo cuidarse y mantener un corazón saludable.

Dentro de las patologías cardiovasculares, la más frecuente es la enfermedad coronaria, es decir, las alteraciones que afectan a las arterias que irrigan y nutren al corazón. Y es precisamente esta enfermedad la principal causa de infarto agudo del corazón, el cual provoca un alto número de muertes o secuelas en las personas afectadas.

Las enfermedades cardiovasculares están fuertemente relacionadas con los factores de riesgo cardiovasculares, que pueden ser catalogados como modificables y no modificables. Entre los primeros, explica el Dr. Vilchez, están la hipertensión arterial – que se diagnostica con valores de presión superiores a 140/90- ; la dislipidemia, que es el aumento de los niveles de colesterol en sangre; la alteración del metabolismo de los carbohidratos (azúcares), ya sea como resistencia a la insulina o diabetes; y el tabaquismo, que en el último tiempo se ha convertido en un factor muy relevante”, indica.

El cigarrillo sí importa. Cuando se habla de salud cardiovascular, se considera fumador a todo aquel que consuma tabaco, sin importar si es solo un cigarro diario o una cajetilla. Por lo tanto, sólo por ese concepto, un 40% de los chilenos es candidato a sufrir un ataque cardiovascular.

: Los números delatan a los chilenos. Las estadísticas nacionales son alarmantes. Un 40% de los chilenos es fumador; más de un 60% tiene sobrepeso u obesidad, hay más de tres millones y medio de hipertensos, más de un millón de diabéticos, casi un 40% tiene el colesterol alto y un 88% son sedentarios. Estas cifras fueron los resultados de la última Encuesta Nacional de Salud 2010. Entre los factores no modificables, que no tienen relación con el estilo de vida que se lleve se encuentra la edad, los antecedentes genéticos y el sexo.

Las mujeres sufren menos infartos que los hombres hasta llegada la menopausia.

Tratamiento integral

Cuando se ha diagnosticado alguna enfermedad que representa un factor de riesgo cardiovascular es el momento de actuar; y el tratamiento en estos casos debe ser integral. El especialista señala que “la terapia tiene dos líneas, primero es la modificación en los estilos de vida, es decir, seguir una rutina de actividad física diaria, mayor consumo de frutas y verduras, baja en la ingesta de calorías, disminución de grasas y azúcares refinados; y dejar de fumar”.

Todo esto genera un impacto muy positivo pero parcial en algunos de los factores de riesgo cardiovascular. Por ejemplo, sólo es posible reducir cerca de un 30% los niveles de colesterol y las cifras de tensión arterial. Pero su importancia radica en que la disminución de un factor potencia un comportamiento similar en los otros. La otra cara de la moneda es el mismo efecto pero de manera negativa: un factor que empeora aumenta los efectos dañinos de los otros.

Reconociendo sus síntomas

Seguramente nadie tiene entre sus planes sufrir un ataque cardiaco. Sin embargo, la prevalencia de este tipo de eventos en nuestro país es alta. ¿Cómo reconocer un infarto? El Dr. Vilchez explica que el principal síntoma “es un dolor opresivo en el centro del pecho, que puede irradiarse a la mandíbula o brazo izquierdo, y que tiene una duración superior a cinco minutos, que se exacerba con la actividad física y el estrés emocional, y disminuye con el reposo o la tranquilidad. A veces se acompaña de falta da aire, desvanecimiento o pérdida de conciencia. Síntomas más inusuales son el dolor estomacal y las náuseas”. En esos casos aconseja trasladarse de inmediato al centro de urgencia más cercano.

El especialista aconseja a quien esté sufriendo un ataque suministrarle una aspirina para niños, a masticar, que ayudará a controlar los síntomas durante el traslado al centro médico. Si Ud. está entrenado, dé al paciente respiración cardiopulmonar boca a boca, y masaje cardíaco mientras llega la atención profesional.

¿Cómo prevenirla?

El Dr. Fernando Vilchez indica que prevenir es la única estrategia para combatir estas enfermedades: alimentación balanceada, rica en frutas y verduras y baja en calorías, dejar de fumar, realizar actividad física y mantener un peso ideal, son los métodos más conocidos y efectivos.

Asimismo, recomienda consultar al cardiólogo a partir de los 30 ó 35 años, sobre todo si en la familia existen hombres menores de 55 años o mujeres menores de 65 años que hayan sufrido algún ataque cardiaco. Si existen enfermedades familiares como la hipercolesterolemia, también es positivo consultar y realizarse chequeos regulares. El electrocardiograma se aconseja después de los 40 años.

TIPS PARA EL CORAZON

  • Haga cambios en su dieta alimenticia: Reduzca la ingesta de alimentos de origen animal, sobre todo de carnes rojas y de aquellos ricos en colesterol y grasas saturadas, y disfrute de verduras, frutas, legumbres y pescados. El consumo de sal debe reducirse a menos de 5 gramos por día.
  • Deje de fumar: El humo del cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias químicas, muchas de las cuales pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Baje de peso: el peso extra otorga mayor tensión al corazón haciendo que la presión suba. Cuanto mayor sea la presión, mayor será la probabilidad de un ataque. También aumenta los niveles de colesterol en sangre.
  • Haga ejercicio: Los deportes ayudan a mantener un peso saludable, alivian el estrés, y reducen el riesgo de desarrollar diabetes y otras enfermedades crónicas.
  • Controle el estrés: El estrés puede ser perjudicial al aumentar la presión arterial, el colesterol en la sangre, haciendo que el corazón lata más rápido.
  • Mantenga una buena higiene dental: Muchos estudios sugieren que la salud oral – enfermedad de las encías, en particular – se relaciona con enfermedades del corazón.
  • Realice chequeos médicos regulares: Esto le mantendrá actualizado con los niveles de colesterol, niveles de presión arterial y le ayudará a detectar cualquier problema de salud cuando es más fácil de tratar.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.