*


Talentos del nuevo tiempo

Por Biut y Agencias

Alejandra Prieto: Explorando materiales

“Una constante en los artistas jóvenes es que hay más libertad para ir haciendo lo que creen y no estar tan apegados a lo que los profesores les enseñaron, que es lo que se daba en la escena avanzada de los 80”, comenta esta artista que pasó de la fotografía y los videos 3D a una etapa más objetual explorando el lado escultórico del carbón. “Me interesó su materialidad y lo dúctil que es. Descubrí en él una posibilidad constructiva muy interesante, que a partir del tallado se asemeja a lo que uno puede hacer con el mármol”. Ganadora del Premio Latinoamericano Joven Creación Plástica 2007, Alejandra hizo una residencia de seis meses en la Casa Velázquez de Madrid y hoy, con muchos proyectos en mente, que incluyen volver a Europa, prepara una selección de su muestra Mercado Negro, para presentarla en Valencia.

Cristóbal Cea: El arte como aprendizaje

“Me interesa hacer arte porque sirve para generar conocimiento”. Es a partir de esta idea que Cristóbal plantea su trabajo, más vinculado al método científico que a las bellas artes, y a través de sus instalaciones, donde representa y trata de entender lo complejo y lo abstracto del mundo de la tecnología, que nos entrega su visión. Para él es fundamental reconocer que el pertenecer a la Generación Y lo hace más consciente de lo que ha sido el desarrollo de la tecnología en los últimos 20 años, “porque ni nuestros padres lo vivieron ni nuestros hijos lo vivirán, ya que los niños de hoy nacen con la tecnología incorporada”, señala, agregando que luego de terminar sus estudios de arte comenzó un proceso de reflexión para sacarse la universidad de encima. “En Chile la universidad es superrígida y académica. Yo funciono de otra forma, parto de una hipótesis, luego la desarrollo y mientras lo hago aprendo”. Con 29 años, Cristóbal también forma parte del libro Younger than Jesus. El año pasado participó en la Bienal de Pekín y ahora se está preparando para Ch.ACO.

Nicolás Rupcich: El cuestionamiento del arte

Su nombre está dentro del libro Younger than Jesus, editado por el New Museum de Nueva York, que agrupa a los 500 mejores artistas jóvenes del mundo. Además participó en la exposición de Chile en el Espace de Louis Vuitton en Paris. El nombre de Nicolás Rupcich suena fuerte y sus obras, que parodian lo falso y real que tiene la imagen en la sociedad, interesan. “Esa dualidad, sus repercusiones en nuestro entorno y la influencia en la manera en que vivimos forman parte de mi trabajo”, explica este artista, que a través de videos y fotografías ha sabido plasmar este fenómeno, tan común en la lógica de la cultura de masas y los medios de comunicación. Una forma peculiar de poner en evidencia el absurdo social, presentando una manera novedosa de hacer crítica, pues para Nicolás el arte tiene el deber de mostrar un contenido y un cuestionamiento más allá de su estética.

Guillermo Lorca: De vuelta al realismo

Lo más impresionante de la obra de Guillermo Lorca es la naturalidad con que él mismo la presenta. En una época donde el realismo es una práctica poco común, Guillermo hace su propio remake. Sin mayores pretensiones, asegura que su pintura es masiva y fácil de entender. Y es que sus temáticas hablan de situaciones cotidianas del ser humano, rescatadas a través de una lectura simbólica del inconsciente. “No necesito hablar para expresarme, si fuese mudo mis cuadros deberían hablar por sí mismos, sin explicaciones ni discursos, así es como yo entiendo el arte”. Y al parecer lo ha logrado, pues la buena acogida que ha tenido la muestra Pinturas en Latencia, y la recién inaugurada exposición de gigantografías en el metro Baquedano, así lo demuestran. Y a sus 26 años, un paso fugaz por la universidad -no estaba de acuerdo con la forma en que se enseña el arte en Chile- y seis meses en Noruega, aprendiendo con Odd Nerdrum, hoy lo perfilan como uno de los pintores realistas con mayor proyección.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.