*


mujeres

Lo bueno y lo malo de trabajar con mujeres

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

Una oficina donde las chicas son mayoría puede ser una experiencia buena o un verdadero desafío si es que no estás entrenada para enfrentarlas. Para que las hormonas femeninas no te peguen una cachetada, te decimos qué debes hacer para que tu estadía laboral sea agradable y constructiva junto a ellas.

Con el paso de los años, las mujeres se han convertido en el nuevo motor de la productividad laboral, debido a sus capacidades y también -aunque suene feo- porque se les paga menos que a los hombres. Esa es una de las razones por las que hoy es muy común ver a más mujeres en las oficinas, en comparación a la época de nuestras abuelas.

Sin embargo, si es que hilamos más fino, esta sobrepoblación de féminas en los lugares de trabajo puede tener beneficios y desventajas, ¿qué crees tú?

A continuación te mostramos algunas de las situaciones que se pueden presentar si es que trabajas con muchas chicas en el mismo lugar:

El lado bueno de trabajar con ellas

1. Dedicación de mujer

Las mujeres suelen ser más esforzadas al momento de realizar tareas. Por lo general no dejan pasar detalles y se esmeran más en hacer bien las cosas. Junto a esto, al momento de planear tareas, lo hacen de forma más ordenada y coordinada que los hombres, quienes carecen un poco de metodismo (ojo, no todos).

2. Potenciales amiguis

Si eres mujer y trabajas con muchas más, es muy probable que tengas química con varias y puedan ser amigas, por lo que el ambiente de trabajo será muy agradable desde que llegues a en la mañana muerta de sueño y hasta que te vayas al final del día y regreses a tu hogar.

3. Compartirás experiencias de vida

Con tus colegas mujeres podrás tener conversaciones sobre pololos, la casa, la teleserie, el tipo de sostén que debes usar… mil y un temas le darán más sabor a tus jornadas de trabajo. De esta forma te desahogarás sin necesidad de tener que ir a un psicólogo.

4. Botiquín con patas

Las mujeres siempre tienen de todo en sus cajones. Si tienes algún percance puedes pedirle a tu compañera que te ayude; hilo y aguja, quita esmalte, gotitas para el dolor de estómago, toallitas y parche curita son algunas de las cosas con las que te podrán auxiliar.

Posibles conflictos

1. Envidiosas y quisquillosas

Las mujeres pueden ser feroces, sobre todo si sienten envidia y te agarran mala. Mejor trata de ser humilde y no tan competitiva, llévate bien con todas y no busques problemas.

2. Comentario = pelambre

Esto es inevitable en una oficina, pero donde hay más mujeres es mayor. Cuidado con lo que hagas, te pueden estar observando.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.