*


seba-badilla

Sebastián Badilla… en los pantalones de un cineasta autodidacta

Conversamos con este director y fanático de la comedia, quien con sólo 21 años ha sorprendido a la crítica con su trabajo. De hecho, promete que seguirá marcando pauta con su nueva cinta, Mamá, ya crecí, que se estrena el próximo año.

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

Sebastián Badilla

El Limpiapiscinas fue la película que hizo conocido a Sebastián Badilla.

“La verdad es que no. Sí recuerdo con gran cariño mi niñez y mi adolescencia, pero no puntualmente el colegio, ni a mis compañeros. Siempre fui de pocos amigos y de zafarme de todas las actividades extra-programáticas del colegio, y fue gracias a eso que ‘caché’ que me entretenía más grabando cortometrajes en mi casa, que jugando a la pelota con la gente de mi edad”, cuenta Sebastián Badilla.

Si bien partiste chico haciendo cortos, a los 14 años, ¿cómo surge esa inquietud y qué querías lograr con eso?

“De aburrido. Me acuerdo que para una Navidad mi viejo compró una cámara como regalo para la familia y yo la empecé a usar para todo. Grababa desde mi abuela duchándose, hasta los almuerzos familiares. Partió como un juego y hoy ya se transformó en mi profesión”, dice.

¿Cuándo te diste cuenta que tu afición por el cine ya no era un ‘hobbie’ y que querías tomarlo como una fuente de ingreso?

“Más que el cine, a mí me gusta el entretenimiento. Nunca me ha gustado el cine a pesar de que si me considero cineasta, pero lo que me mueve a mi es la comedia. Yo actúo en el rol principal de mis películas, entonces, yo creo que todo partió seriamente en El Limpiapiscinas. Con mi hermano -que es mi socio- nos encontrábamos en la disyuntiva de estrenar la película asumiendo los costos, consiguiendo auspiciadores, o que muriera en un festival o en alguna muestra universitaria no más, como la hacen la mayoría de los jóvenes que hacen películas independientes. Elegimos el camino largo y ahí descubrimos un mercado que nos ha permitido crecer mucho. La verdad es que nos arriesgamos sin ninguna expectativa”, confiesa el joven director.

Tus cintas son muy atractivas porque aparecen muchos personajes de la TV y actores reconocidos, ¿cómo consigues convencerlos para que participen en tus proyectos?

“De la forma más honesta que existe: agarrando el celular y llammándolos para contarles lo que queremos hacer. No hacemos nada más. Algunos enganchan con la idea, otros no”.

Sin duda tu “musa” y partner en escena ha sido Denise Rosenthal, ¿cómo se conocieron y qué ha significado ella en tu carrera de cineasta autodidacta?

Sebastián Badilla

Su segundo trabajo grande fue El Babysitter, que alcanzó gran éxito en los cines nacionales.

“A la Denise la quiero mucho. Y creo que ese cariño se nota mucho en pantalla, tanto en El Limpiapiscinas, El Babysitter y El Nuevo. La conocí cuando le fuimos ofrecer El Limpiapiscinas, el año 2010. Partimos como compañeros de trabajo y después nos transformamos en buenos amigos. Hoy por falta de tiempo de los dos, no nos vemos tanto como a mi me gustaría, pero aún así le tengo un cariño muy especial”, señala Badilla.

Cuéntame un poco de Mamá, ya crecí, el nuevo proyecto que tienes con tu hermano Gonzalo

“Mamá, ya crecí es lejos la mejor película que hemos hecho. Es una comedia mucho más transversal que las anteriores. Abarca a un público mucho más masivo. Es un tema identificable que habla de cómo tu mamá puede incluso arruinar tu pololeo por no tener química con tu pareja. Es un tema que a todos nos ha pasado. Se estrena el 2 de enero en 60 salas a nivel país y es la mejor comedia que hemos hecho, insisto. Me tiene muy feliz”, cuenta.

Más allá de que tu hermano -quien además es socio tuyo en Bufonada Producciones- sea un pilar fundamental en tu carrera, ¿cómo es la relación que tienes con él?, ¿qué es lo que más rescatas de este vínculo?

“Gonzalo es mi mejor amigo. El siempre ha tenido un rol bien protector conmigo desde que éramos chicos, es mi hermano mayor y siempre nos llevamos bien. Yo cuando niño lo imitaba y me vestía como él. El siempre se rió con mis chistes y es lejos quien más goza con todas las estupideces que hablo todo el día y en las películas. Mi vínculo con él va más allá de trabajar juntos, él es mi compañero de vida y espero que sea así por siempre. Además, es un gran talento como director. Yo creo que tiene un sentido del humor único y un ojo tan preciso que lo va a llevar muy lejos en este rubro”, dice con orgullo.

Desde que te hiciste conocido gracias a tu primera cinta masiva -“El Limpiapiscinas”- sin duda has tenido un cambio físico notorio, que tiene que ver con que creciste y también con que bajaste mucho de peso. Por lo mismo ¿te has puesto más pretencioso o quizás tienes más cuidados personales, enfocados en mantenerte bien?

“Yo creo que va por el lado de la madurez. Siempre fui el gordito del curso y filmando El Limpiapiscinas a los 17 años estaba notoriamente pasado de peso. Terminé el último día de filmación me acuerdo y me juré que iba a bajar de peso. Esto se dio por un tema de salud y porque no quería reflejar la decadencia del personaje en mi vida privada. Así que fui a una nutricionista que se llama Vivian Muñoz, según yo, la mejor del país, y juntos comenzamos un tratamiento médico mezclado con deporte, y en un periodo de ocho meses me tenía con 25 kilos menos. Hoy en día me cuido, voy al gimnasio y me he vuelto bien pretencioso, fíjate, pero para bien, nunca en el extremo. Eso si, para la nueva película (Mamá ya crecí) volví a subir 15 kilos para el personaje que hoy en día volví a bajar”.

Y sobre tu participación en la serie El nuevo, de TVN, ¿con qué impresión te quedas?, ¿te gustaría ser parte de un segundo ciclo?

Sebastián Badilla

Para el próximo año se espera el estreno de Mamá, ya crecí, la nueva apuesta fílmica de este joven director.

“Me quedo con el gusto de que fue una serie que gustó. El nuevo lideró en sintonía las semanas que estuvo al aire y eso siempre se agradece. Para mí fue una linda experiencia, cabe mencionar que con mi hermano fuimos asesores de guión y productores de la serie, por lo que nuestra mano se nota mucho. De hecho, fuimos nosotros los que invitamos a Denise Rosenthal a ser parte del elenco. Pero la verdad es que, más allá que se haga o no una segunda temporada, yo no voy a participar. Estoy con otras prioridades. Mis películas, otros proyectos en televisión de los que todavía no puedo contar, y enfocado en hacer crecer mi empresa. Pero les deseo lo mejor a todos los amigos que dejo en esa serie”, dice con cariño.

Por último, en tu agitada vida de pensar constantemente guiones para nuevas películas ¿hay algún espacio para el amor o te gustaría que lo hubiera?

“Siempre hay espacio para el amor. Para mi, en mi vida, eso es lo más importante y siempre le dedico espacio y tiempo. Pero prefiero no abordar mucho en el tema. Soy más bien reservado. Me gusta destacarme por mi trabajo y no por la chica con la que salgo o no salgo”, finaliza el joven director, que aprendió de la industria del cine de forma autodidacta.

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa