*


acoso

¿Piropos o acoso? Mujeres se unen contra la violencia de género calllejera

La iniciativa que formaron un grupo de sociólogas ya tiene más de 14.000 'me gusta' en Facebook, donde han recibido colaboración de distintos usuarios de la red social.

Por Javiera Arrate /@javiarrate

Foto destacada: OCAC Chile
 

El acoso callejero se da de distintas formas, ya sea mediante piropos, los que muchas veces son percibidos por las mujeres como ofensas, llegando a formas mayores de abuso, los que siempre tienen una connotación sexual. Esta fue la motivación de cuatro sociólogas de la Universidad de Chile para crear el Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC), con lo que pretenden ser la primera organización que trate esta forma de violencia de modo serio y responsable.

Hablamos con Francisca Valenzuela, socióloga de la Universidad de Chile y una de las fundadoras de este proyecto, quien nos explicó las expectativas que tienen y el apoyo que han recibido a través de Facebook.

¿Cómo surge la idea del Observatorio Contra el Acoso Callejero Chile?

Foto Ocac

“Surge ante la necesidad de evidenciar el acoso callejero como una forma de violencia de género que no es reconocida en nuestro país. Así, es que me contacté con compañeras de la universidad y les propuse que trabajáramos esta iniciativa”.

El grupo de sociólogas pretende “proponer intervenciones a nivel educacional y cultural y por último, que se legisle este tema, que el acoso callejero sea un concepto legal y el derecho al libre tránsito algo a lo cual podamos apelar”, explica Francisca.

¿Qué rol pretenden cumplir y de qué forma están buscando comunicar su pensamiento?

“Buscamos ser la primera organización que trate esta forma de violencia de modo serio y responsable. Esperamos ser la voz de miles de víctimas de acoso y en base a eso realizar una serie de actividades e investigación que muestren la necesidad de tratar este tipo de violencia”, explica Valenzuela.

La socióloga cuenta que las redes sociales han sido indispensables para viralizar el problema: “Comenzamos a publicar historias personales, realizar sesiones fotográficas mediante una intervención urbana, las personas han mandado sus fotografías con consignas. Así mediante Facebook ha sido posible decir ‘si, el acoso callejero es una forma de violencia'”.

¿Cómo crees que podría cambiar la conducta actual respecto al acoso callejero en nuestro país?

“En base a dos ejes principalmente, por una parte mediante una legislación que se haga responsable de esta forma de acoso y que se realicen actividades educativas y culturales mediante el teatro, murales, actividades en colegios, espacios de reflexión, entre otras cosas que esperamos poder realizar este año. El mejor juez es la sociedad, por lo que si comenzamos a cuestionar este tipo de prácticas y a rechazarlas, será cosa de tiempo para que el acoso deje de ser ‘desapercibido'”.

¿Por qué es tan importante que realmente se genere este cambio?

Foto OCAC

“Porque es una conducta muchas veces agresiva y no deseada por la víctima, que se ejerce de modo sistemático en la vía y espacios públicos. Muchas mujeres tienen un impacto psicológico negativo luego de haber vivido acoso callejero, por lo que ante la existencia de una vulnerabilidad tan grande, es importante cambiar y cuestionar los vínculos de género que se viven diariamente en lo público”.

¿Están recibiendo apoyo o son avaladas por alguna institución?

“No, simplemente somos una agrupación que día a día crece. No tenemos financiamiento de ningún tipo, pero el apoyo y buena voluntad de muchos que escriben a la página es sorprendente. Evidentemente este es un problema en nuestro país y las personas han decidido comenzar a hacerse cargo. Esperamos a largo plazo manejar algún tipo de fondo, ya que investigar, intervenir responsablemente y generar buenas campañas, no es gratis desafortunadamente”.

Francisca nos contó lo sorprendente que ha sido el apoyo que han recibido en su página de Facebook, en la que ya tienen 14.203, “nos sorprende afirmaciones como ‘pensé que estaba sola en esto’. La desesperación e impotencia que hay tras este tema es grandísima. Miles de mujeres están realmente cansadas de que su vida diaria deba estar sometida a este tipo de práctica y el observatorio se ha transformado en su espacio de descarga, pues nos llegan muchos relatos que piden anonimato y finalizan con un ‘nunca lo había contado, me alegra haberlo hecho’.

¿Crees que los piropos o algunas cosas que te puedan decir en la calle son acoso? Cuéntanos tu opinión.

Si de alguna forma quieres participar en este observatorio y seguir sus actividades entra a facebook.com/ocacchile

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.