*


Mal-aliento

Mal aliento, el principal inhibidor sexual para mujeres

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

Así lo demuestra un estudio realizado por la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), donde el 29% de las encuestadas señaló que este problema bloquea su líbido. Le siguen la falta de erección (16%) y la eyaculación precoz (12%)de sus parejas.

Una de las cosas que más placer nos producen en la vida es el sexo, sobre todo cuando esa satisfacción se condice con los sentimientos que tenemos por nuestra pareja. Sin embargo, hay ciertos comportamientos o problemas físicos de la otra persona que pueden acabar definitivamente con nuestro apetito sexual.

Según un estudio realizado por la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), el principal factor físico que inhibe a las mujeres para tener relaciones sexuales es mal aliento de sus parejas. El 29% de las encuestadas señaló que la halitosis les quita el interés y las frena al momento del acto sexual.

En esta investigación -donde se entrevistó a 2.500 mujeres europeas, mayores de 18 años y con una pareja estable masculina- el 16% de las chicas afirmó que el segundo problema físico más “mata pasiones” es la falta de erección (16%), seguido por la eyaculación precoz de sus novios (12%).

Otras cosas como las flatulencias (9%), el sobrepeso (8%), la sudoración excesiva (6%), los ronquidos (4%), y el exceso de vello corporal(3%) no fueron un impedimento tan poderoso para tener relaciones sexuales placenteras. Y ¿qué opinarán las chilenas al respecto?

¿Qué es la halitosis?

Es una señal o síntoma de alguna enfermedad o anomalía en nuestro cuerpo, que se manifiesta a través del mal aliento. Este problema afecta a gran parte de la población mundial: Se estima que una de cada tres personas ha padecido algún grado de halitosis en su vida.

Expertos señalan que el 85% de los casos de mal aliento se originan en la boca y no en el sistema gastrointestinal, como se cree y se produce por la descomposición bacteriana de los restos orgánicos que se alojan entre los dientes y el dorso de la lengua. Este proceso produce sustancias volátiles que causan el mal olor.

Para solucionar esta sintomatología, primero hay que detectar el origen y lo mejor es consultar a un odontólogo para que evalúe la dentadura del afectado.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.