*


adolescente-sexy-medias-negras_1153-670

Sexygrammers: la preocupante tendencia de las niñas de catorce años a mostrar fotos sexualizadas en Instagram

Expertos hablan sobre este fenómeno, para muchos desconocidos, pero para los seguidores de Instagram, un consumo habitual. Además, explicaron de qué se trata y por qué ocurre.

Por Javiera Kessra

Seguramente si hablamos de sexygrammers de inmediato se imagina lo siguiente: una mujer mostrándose sexy en Instagram. Es que el concepto, que efectivamente alude a las usuarias de esta plataforma que publican fotos de ellas mismas en actitudes más o menos sexualizadas, se ha hecho de lo más corriente.

Sin embargo, este fenómeno hoy en día también ocurre con las menores de edad que muestran fotos en las mismas condiciones, muchas veces para imitar esta tendencia. Una situación que, para algunos expertos, es bastante preocupante.

Por ello, varios han comenzado a debatir sobre la hipersexualización de la mujer. “Vivimos en una sociedad altamente sexualizada. Los anuncios, el cine, la televisión y, por supuesto, las redes sociales están llenas de mensajes sexualizados porque interesan, gustan y venden (…) Pero existe una diferencia entre que un adulto decida exponerse con una imagen sexualizada, a que lo haga un o una adolescente”, señala Ana Saro, psicóloga infantil en el sitio Bliss Psicología.

Además, la profesional asegura que “una adolescente está copiando algo que ve todos los días y que no por estar normalizado, es normal. Y lo está usando para encajar con sus amigos, o sentirse admirado/a físicamente, sentirse querido/a, o llamar la atención, o simplemente no ve las consecuencias. También puede ser porque no tiene ni idea de lo que está haciendo y confunde realidad con ficción”.

Por su parte, el especialista  Javier Urra, psicólogo clínico experto en jóvenes y Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid entre 1996 y 2001, intensifica la idea planteada por Saro y agrega que “son víctimas. La moda y la conducta las obliga a hacer cosas que en realidad no quieren hacer. La mayoría son, en el fondo, profundamente infantiles”.


Ver esta publicación en Instagram

Goin awwfff. Next week @inamorataswim

Una publicación compartida de Emily Ratajkowski (@emrata) el

En tanto, la opinión de Begonya Enguix, profesora de Antropología y Evolución Humana en la UOC es muy similar al de sus colegas, ya que enfatiza en que “el sexo ha sido y es un elemento muy utilizado en marketing, vende y todo lo compra. O al menos, eso nos dicen. A mí no me gusta la hipersexualización de la sociedad ni la creciente importancia que el cuerpo y lo visual tienen en nuestra cultura (…) Esta tendencia está afectando en cómo nos pensamos y relacionamos con los demás”.

Los expertos también señalan que este fenómeno es principalmente femenino, ya que el impacto de los hombres en las redes, en este ámbito, es muy poco. “Otra vez es la mujer la que se convierte en objeto para goce de la mirada ajena, combinando empoderamiento y subordinación a la vez, pero que fundamentalmente la empodera a partir de lo corporal y de convertirla en objeto”, relata Enguix.

También Javier Urra ve relación entre el fenómeno de las sexygrammers y la violencia machista: “Hay muchos chicos que les piden a sus novias adolescentes que les envíen fotos desnudas, y es fácil que ellas digan que sí, entendiéndolo casi como una obligación”.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de NADIA JEMEZ™ (@nadiajemez) el

¿Cuál es el rol de los padres?

Para Ana Saro, lo principal es “mantener los canales de comunicación abiertos, aprender a utilizar las redes sociales para que ese mundo no nos sea desconocido y encontrar el equilibrio entre rigidez y permisividad”.

Imagen: Gentileza Freepik.com

Imagen: Gentileza Freepik.com

Por otro lado, Amalia Gordóvil, doctora en Psicología Clínica que ejerce en el Centre GRAT y como profesora en la UOC, se posiciona en contra del fenómeno instagrammer adolescente, pero indica que lo primordial es optar “por el diálogo, donde, desde pequeños, eduquemos a niñas y niños en el espíritu crítico, en el cuestionar el mundo que los rodea para evitar que por inercia imiten los patrones que la sociedad les enseña como únicos y correctos. En este caso, mujeres aparentemente perfectas a fin de ser deseadas como objeto sexual”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.