*


¡Ojo con los tacos!

Por Viviana Vidal

No es para alarmarse, pero sí es importante que estemos al tanto de las consecuencias que puede traer el mal y excesivo uso de nuestros adorados zapatos de taco alto.

“Hay mujeres que no saben caminar con tacos”, sostiene drásticamente Leonardo Olate, kinesiólogo y profesor en la Universidad Andrés Bello.

Y es cierto, por más que nos gusten los tacos, nosotras sabemos que no es nada de fácil aprender a usarlos. “Con los tacos la carga del pie se lleva a la parte delantera de éste y disminuye en la parte posterior, provocando un desequilibrio de fuerza. Este desequilibrio puede ser bien adaptado o mal adaptado por parte de quien lo usa”, afirma Olate.

“Mientras el taco más alto sea, más carga va a haber en la parte anterior del pie. Y un taco aguja versus un taco más cuadrado, aporta menos estabilidad, por lo tanto necesito más control”, sostiene el kinesiólogo.

Al cambiar la carga hacia la parte de adelante del pie, eventualmente, se pueden generar los siguientes problemas:

  • Hallux valgus o juanete.
  • Durezas o callosidades en la planta del pie, por el exceso de carga sobre éste.
  • Problemas derivados por la compresión del pie. Cuando los zapatos de taco son muy puntudos, los dedos no tienen espacio suficiente para poder realizar movimientos y los dedos terminan juntándose de una manera no natural.
  • Dolores lumbares.

Además, están los accidentes que pueden ocurrir al caminar en superficies irregulares o cuando no estamos acostumbradas al zapato que estamos usando.

Por esto, es importante que escojamos bien nuestros zapatos de taco alto y que preferentemente los usemos en casa antes de salir a la calle, para ver si nos adaptamos a ellos. Un punto importantísimo, también, es que no debemos abusar de ellos, sobre todo si no estamos acostumbradas, sino nuestros pies sufrirán las consecuencias.

Un buen consejo
La ACHS lanzó una campaña nacional que llama a las mujeres a bajarse de los tacos cuando manejen, caminen en las calles o circulen por los andenes o escaleras del Metro. Eso no significa que dejemos en el olvido a nuestros preciados tacones, ya que no hay problema si los utilizamos en trayectos cortos, en la oficina o en un evento.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.