*


Cesáreas: estudio internacional busca establecer la mejor técnica

Por Biut y Agencias

La cesárea fue usada en el Imperio Romano para salvar la vida del niño cuando la madre fallecía. Pero el desarrollo de la medicina hizo que esta cirugía pasara de ser el último recurso a la primera opción para muchas mujeres. Chile es uno de los países que más cesáreas realiza en el mundo, alcanzando el 60% de los partos en las clínicas privadas. Una cifra alta, tomando en cuenta que a nivel mundial, sólo un 25% de los embarazos finaliza con esta operación.

Este es uno de los motivos que llevó a la U. de Oxford a incluir a Chile en el estudio internacional Coronis, que busca establecer cuál es la mejor manera para realizar esta cirugía y evitar complicaciones para la madre en la recuperación y en futuros embarazos. “En distintos sitios del mundo se utilizan variaciones de la técnica de la operación y entonces existe la necesidad de definir la mejor”, explica Enrique Oyarzún, jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Católica, entidad a cargo del estudio en Chile.

La investigación es la mayor a nivel mundial en la materia y contempla a 16 mil pacientes, seleccionadas también en centros en Argentina, India, Pakistán, Ghana, Kenia y Gran Bretaña.

Los investigadores chilenos reclutaron a 1.600 mujeres embarazadas del Hospital Clínico de la UC y el Sótero del Río, quienes fueron asignadas de manera aleatoria para que el equipo médico usara distintas técnicas en la realización de su cesárea. Entre los pasos que fueron comparados se encuentran el modo en que el abdomen es abierto, la forma en que el útero es suturado, cuántas capas de tejidos son suturadas, el material usado para esto y el tipo de puntos aplicados.

El 31 de diciembre terminó la etapa de recolección de la información, la cual aún no es analizada. Durante los próximos tres años el equipo médico evaluará la evolución de las pacientes estudiadas. El objetivo de este seguimiento es saber cómo funciona cada técnica. “El principal riesgo de las pacientes con una cesárea es que cuando enfrentan otro embarazo tienen más riesgo de rotura uterina a nivel de la cicatriz”, explica Oyarzún.

Aunque la evidencia al respecto es aún insuficiente, entrega algunas pistas sobre cuáles son los mejores métodos. Por ejemplo, si en lugar de suturar las seis capas de tejido abiertas, sólo se cierran dos, disminuye el riesgo de infecciones, pues, teóricamente, a mayor cantidad de material de sutura, mayor es la probabilidad de desarrollar una infección. Oyarzún agrega que con esta técnica “el útero podría quedar más firme en la zona de la cicatriz y mejor cicatrizado”.

De hecho, se estima que la cesárea tiene entre dos y tres veces más riesgo de complicaciones para la madre como infecciones y hemorragias. En el caso del niño, se estima que afectaría su adaptación al medio fuera del útero. Pese a eso, esta cirugía continúa siendo muy usada, aunque, según la Organización Mundial de la Salud, sólo un 10% a un 15% de los partos debiera resolverse con esta operación.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa