*


Operación árbol, a barrer con lo que no nos sirve

Por Biut y Agencias

Otoño espiritual. Así como para la naturaleza empieza un nuevo ciclo con el cambio de estación, para el común de los chilenos marzo es cuando verdaderamente se hace la vuelta de folio. El momento en que se retoma la rutina y se ponen en ejecución las metas propuestas cuando faltaban segundos para celebrar un nuevo año. En resumen: es tiempo de actuar, activar nuestros mejores propósitos, reconectarse y ser más felices.

DESPOJARSE DE: EL ESTRES
APLICAR: VIVIR EL AQUI Y AHORA
“Estar en el instante presente”, dijo el maestro zen Thich Nhat Hanh. Una pequeña frase que resume el espíritu detrás de la Meditación de la Plena Conciencia, una práctica sencilla que la socióloga y directora de Espacio Indigo (www.espacioindigo.cl), Cecilia Montero, asegura podría ser una respuesta para encontrar la paz y dejar de lado el estrés, sin salirse de la rutina diaria. “Lo más importante es reconectarse, tomar conciencia del cuerpo y alertar los sentidos para vivir el momento presente. La meditación es capaz de lograrlo, incluso mientras lavamos los platos. Eso puede transformar cualquier actividad en placentera, y nos ayuda a estar mejor enfocados”. Para comenzar es necesario aprender algunos simples pasos, y en este centro se ofrecen una vez al día meditaciones guiadas y gratuitas.

DESPOJARSE DE: LA CULPA
APLICAR: DEFINICION DE PRIORIDADES

La culpa es un virus que, con las frustraciones de marzo, tiene un abono muy nutritivo. No lograr hacerlo todo, y a la perfección, en un mes que exige tanto, puede agobiar. El sicólogo Emmanuel Rechter lo resume así: “En este escenario no es extraño que nos embargue un sentimiento de culpa y una creciente ansiedad frente al nuevo ciclo que se avecina: desafíos laborales, responsabilidades familiares, regreso a la rutina y exigencias de toda clase”. Pero la idea es que esta sensación no nos abrume y logremos tomar la salida más realista. Cecilia Montero entrega una clave: “Escucharse a uno mismo para vivir en confianza, una mirada al interior para no abrumarse por la carga y las exigencias autoinfligidas”.

DESPOJARSE DE: LAS COSAS QUE NO USAMOS
APLICAR: SIMPLEZA Y RENOVACION

¿Por qué acumulamos? ¿Qué es lo que nos motiva a aferrarnos a  posesiones materiales o a emociones innecesarias? No sólo es ropa que se acumula en el clóset; para comenzar el año más ligeros es importantísimo revisar y analizar de qué cosas o sentimientos podemos prescindir. Para el sicólogo Raúl Carvajal, acumular significa más de lo que aparenta. “Ser incapaz de soltar no sólo tiene que ver con nuestros ‘preciados’ bienes materiales, esos que al mismo tiempo poseemos y nos poseen; nos encontraremos con que esto será una proyección de cómo emocionalmente nos comportamos respecto a nuestros hábitos, creencias, dolores, relaciones dañinas, justificaciones, etcétera”. Por eso, y para comenzar con la limpieza -material y emocional-, este especialista sugiere un plan de acción que parte así: “Recorra su casa, sus muebles, sus cajones, sus carpetas y deténgase en cada objeto, en cada cosa y pregúntese si durante el último año ha sido usada y disfrutada, y observe honestamente cuántas cosas han perdido el derecho a ocupar ese espacio. Luego tome un lápiz, un papel y escriba una lista de todas las preocupaciones, problemas, relaciones difíciles, conflictos, creencias limitantes y haga el mismo ejercicio; pregúntese cuándo fue la última vez que esa energía invertida le fue de utilidad y luego observe si merecen mantenerse en su vida”. Con simpleza y renovación puede vivir un 2011 más liviano en todo sentido.

DESPOJARSE DE: LAS METAS IRREALIZABLES
APLICAR: UNA ATERRIZADA LISTA DE OBJETOS

No nos aportan, al contrario. Las ‘grandes expectativas’ sólo ayudan a frenar las pequeñas acciones que sí pueden significar hacer cambios a largo plazo. En vez de bajar 10 kilos, por qué no asumir que quizás 3 es un número más cercano a la realidad; si es primera vez después de muchos años que nos ponemos zapatillas ¿no sería mejor entender que quizás 5 km es una meta mucho más realizable que lanzarse sin entrenamiento a correr un maratón?; eso, además de la ‘meta’ de dejar de una vez el cigarro, los chocolates, aprender idiomas, tener un clóset a la última moda, remodelar parte de la casa, etc. Demasiadas exigencias por cumplir sin volverse loca.
Según lo explica el sicólogo de la Universidad Andrés Bello Emmanuel Rechter, el culto a la ‘felicidad al estilo Hollywood’ que impera en la sociedad actual nos hace creer que tenemos que obligarnos a ser perfectos y exageradamente autoexigentes en todo momento. Para él la clave del equilibrio está en planificar. “Ordenar y otorgar su justa importancia al conjunto de tareas por realizar es una buena forma de contrarrestar la ansiedad. No todo se puede resolver de inmediato, no todo es importante en el mismo grado. Organice su tiempo, planifique y, lo más importante, no se sorprenda si el primer mes del año le agota más de lo que esperaba”, cuenta.
Raúl Carvajal, sicólogo de la Clínica Santa María, asegura que lo importante también es ver más allá del objetivo y entender la naturaleza de lo que deseamos: “Es importante entender que por mucho que nos interese conseguir algo, es más fácil pensar que se logrará a través de un proceso. Aquí sirve establecer pequeños objetivos, para tener la sensación de avance, evitando la frustración”. Sugiere una fórmula para encontrar el camino correcto: “Conéctese con su fantasía, para que ésta genere ilusión y deseo, desde aquí surgirá un objetivo, que con un plan y una adecuada estrategia podremos lograr”.

DESPOJARSE DE: LA INCOMUNICACION CON EL ALMA
APLICAR: RECONCILIARSE CON EL INSTINTO

“Cuando estás sincronizado contigo mismo, en paz… eso te llena”. Escuchar la voz interna y reconectarse con la intuición femenina. Una cualidad que más que ciencia ficción, según la directora de Espacio Indigo, tiene que ver con la capacidad de la mujer de percibir y estar más abierta a los ciclos de la naturaleza. Un estado que ella recomienda lograr mediante la meditación, y que finalmente atrae las cosas correctas. “Cuando estás abierta a lo que te entrega tu alma, las cosas llegan en su justa medida”.

DESPOJARSE DE: LOS ACHAQUES
APLICAR: VOLVER A LO NATURAL

Dolor de estómago y/o cabeza, bajas defensas, dolores musculares. Son clásicos signos del cuerpo para decirnos ‘baja la velocidad, relájate’. El estrés es el enemigo número uno de una buena calidad de vida. Para dejar atrás estos achaques del día a día, una buena alternativa es la terapia floral del Dr. Bach. Para la terapeuta y directora de Span Flores, María Angélica Nightingale, las flores son uno de los caminos más efectivos y naturales para alcanzar el autoconocimiento y darnos cuenta de qué necesitamos para estar bien. “Para evitar el estrés es importante saber qué nos estresa y con la terapia la persona va haciendo los cambios. Es preferible recurrir a la terapia floral porque no tiene contraindicaciones y ayuda a que la persona esté tranquila, relajada en forma natural. Todos los dolores físicos son somatizaciones de las emociones y con la terapia podemos descubrir nuestro propio poder sanador con excelentes resultados. Esta disciplina trata las emociones, no el  síntoma sino a la persona”, cuenta.

DESPOJARSE DE: APURO CONSTANTE
APLICAR: DISFRUTAR DEL TIEMPO LENTO

¿Necesitamos contestar siempre el teléfono?, ¿responder todos los mails que llegan a nuestro teléfono ‘inteligente’ al segundo? o ¿caminar rápido sin ni siquiera despegar la vista del suelo? Vivir esclavizada de la rapidez deja las puertas abiertas de par en par para perder la conexión con la espiritualidad. Para reencontrarse, Cecilia Montero propone una receta a prueba de aceleradas: pararse frente al espejo, mirarse, sonreír. ¿Le parece poco? Puede ser, pero con ese pequeño gesto podemos ayudar a dejar fluir los ciclos propios del ser humano y en especial de la mujer. “Todo se puede vivir mucho mejor desde la quietud”, cuenta la especialista.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa