*


dest

Tasa Rosa: ¿Por qué las mujeres pagamos más que los hombres por los mismos productos?

Las mujeres pagan un 24% más que los hombres por los mismos productos. ¿Por qué sucede esto? Acá te contamos.

Por Isa Luengo

Es normal ver en los supermercados rasuradoras, desodorantes, e incluso lápices que hacen la diferencia entre géneros sólo con el color. Sin embargo, es importante saber que por el sólo hecho de que el objeto tenga color rosa, es más caro. Así lo corrobora un estudio realizado por el comparador de precios, Idealo, donde se reveló que en España las mujeres pagan hasta un 24% más que los hombres por los mismos productos (dependiendo de cada uno).

Éste fenómeno es conocido como la “Tasa rosa”, y el único significado que tiene es que el producto es más caro sólo porque va dirigido a las mujeres, ya que su función es la misma que un producto para hombres, la diferencia es el color.

Imagen: Gentileza Free Pik.

Imagen: Gentileza Free Pik.

En el Huffington Post varios especialistas dieron su opinión sobre la Tasa rosa, a continuación te contamos por qué se da éste fenómeno.

Tres explicaciones para la Tasa rosa

En el sitio de noticias señalan que la explicación al aumento de precios es que las mujeres tienen más demanda que los hombres. “La mayor parte de las compras las siguen haciendo las mujeres. Hay poco tiempo y se suele buscar el producto más adecuado”, dice Josep Llarós Masllorens, profesor de Estudios de Economía y Empresa en la UOC.

Eleni Papaoikonomou, experta en marketing, dice que  hay productos que no deberían tener una diferencia de precios. Sin embargo, también cree que esto se debe a que “las mujeres y los hombres son biológicamente diferentes. Se comenta que la tasa se debe a que hay materiales de ropa femenina que requieren otro tipo de cuidados o cortes de pelo que implican más tiempo o más productos”.

Imagen: Gentileza Free Pik

Imagen: Gentileza Free Pik

Otro factor, según Josep, es el factor cultural, “no es del todo cierto que tomamos decisiones racionales, también pesan los valores culturales y estereotipos de género”, dice, y agrega que las marcas y los consumidores refuerzan estos valores y estereotipos. “Uno de los ejemplos podría ser un casco para hacer deporte: en algunas marcas, si el casco es de rosa costará más que uno de cualquier otro color”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.