*


Sin título-1

#Cuéntalo: Chilena de 15 años llama a mujeres víctimas de machismo a que compartan sus testimonios para escribir un libro

Aprovechando que las redes sociales se han convertido en la vía más directa de denuncia y descargos ante situaciones de acoso, machismo y distintos episodios de abuso hacia las mujeres, dos jóvenes chilenas decidieron reunir todos estos testimonios en un libro que relatará distintas historias de mujeres que se han sentido pasadas a llevar.

Por Isa Luengo

Elisa Santander tiene 15 años y ya está cansada de las situaciones de machismo de las que a diario somos víctimas todas las mujeres. Es por esto que decidió no quedarse de brazos cruzados y hacer algo para darle mayor visibilidad a esta realidad.

La adolescente que cursa II° medio en el colegio La Misión de Calera de Tango, quien ya publicó un libro de poesía y este año prepara el segundo con la misma temática, hizo un llamado a todas las mujeres que han sido víctimas del machismo a que compartan sus testimonios y le envíen sus historias para plasmarlas en un libro.

“Quería hacer algo. Siempre me quejo, pero tenía ganas de dejar de decir y hacer (…) El libro consiste en una recopilación de testimonios de machismos y micromachismos contados por las víctimas de éstos”, explica la joven escritora a Biut.

2

Pero Elisa no está sola en este proyecto. Gracias al primer llamado que realizó vía redes sociales, conoció a Andrea Varela, trabajadora social de 24 años, quien cuenta que desde que conoció el feminismo venía pensando cómo recopilar relatos de mujeres que han sufrido violencia de género, por esto no dudó en unirse al proyecto de Elisa.

“Por un tema de recursos (tiempo, dinero y herramientas) quedó solo en una idea. Hace unas semanas vi un anuncio que buscaban relatos de mujeres que han vivido machismo. No lo dudé, escribí mi relato y felicité a la autora porque estaba realizando una idea que yo tenía hace tiempo.  Ahí es donde Elisa me invita a ser parte del libro”, cuenta Andrea.

Y agrega que el objetivo de este libro es “visibilizar con relatos verdaderos cómo la violencia no discrimina a ninguna mujer y que existe en todas las formas, que todas hemos y somos víctimas de este sistema patriarcal. También queremos darle un espacio a la violencia machista que existe en el mundo LGTBI, que son personas que no están exentos a la violencia en este sistema hetero-patriarcal (…) No existe filtro por edad, etnia, situación económica, sexual o tipo de violencia”. 

Imagen: Elisa Santander, autora del libro.

Imagen: Elisa Santander, una de las autora del libro que reune testimonios de mujeres víctimas de machismo.

Ante la pregunta de si les ha tocado vivir episodios de machismo o micromachismo Andrea dice que, “las mujeres, vivimos episodios de machismo y  micro machismo constantemente y no siempre directamente. Desde que nacemos y nos obligan a vestir de rosado estamos viviendo una práctica machista, o cuando no nos dejan jugar con barro o a la pelota, es decir, cuando siguen perpetuando los estereotipos de género”.

Y agrega que, “cuando uno crece (12-13 años, a veces más pequeñas) va viviendo la violencia machista más dura, cuando te acosan sexualmente en la calle, tus profesores, cuando tus “amigos” abusan sexualmente, cuando te critican por ser virgen o te critican por ser puta. O sea, como mujer uno no puede vivir su sexualidad tranquila ni plena. Cuando te obligan a depilarte,  maquillarte, peinarte. Cuando le empiezas a tener miedo a tu pareja, cuando te maltrata psicológicamente, físicamente, sexualmente.  Sí, he vivido todo eso y muchas cosas más”, asegura.

Mientras que Elisa, a su corta edad, asegura haber vivido de cerca el acoso callejero en “ocasiones puntuales”. Y agrega que la importancia de esta publicación es“visibilizar la existencia del patriarcado”.

Andrea explica que es muy importante “darle voz a las que no tienen voz,  un desahogo, un término de ciclo.  Escribir tu relato, tus vivencias, te hace ser más fuerte, te hace subir un peldaño de una escalera muy alta, y al leer relatos te sientes acogida, sientes que ya no estás sola. Claramente visibiliza una realidad, las mujeres se van a sentir reflejadas en los relatos, acompañadas, que no están solas y les da más fuerza para luchar o se incentiven para empezar a luchar”.

La piedra de tope: el financiamiento

Sin embargo, el proyecto aún está en su etapa inicial. Las autoras, además de seguir recopilando los testimonios que podrán ser anónimos o firmados con nombre y apellido, buscan cómo poder financiarlo.

“Aún no sabemos cómo publicar el libro. Para publicar mi primer poemario en una editorial independiente tuve que invertir económicamente, cosa que me gustaría no tener que volver a repetir, por el bien del bolsillo de mis padres. Sin embargo, publicar en Chile sin pagar no es tan fácil, o para mí no ha sido fácil”, confiesa Elisa y agrega que hasta ahora solo cuenta con el apoyo de una profesora de su colegio y Andrea. “Con la publicación de mi primer libro recibí muchos reconocimientos por parte de mi colegio. Por otra parte, la Andrea tiene once años más que yo, es adulta y es trabajadora social, creo que sin ella concretar este proyecto me sería mucho más difícil”.

Ambas esperan el apoyo de instituciones públicas. “Por ejemplo, el Ministerio de la Mujer.  Al fin y al cabo, recopilar relatos es un tipo de investigación, donde en este libro tendremos una introducción al tema, categorías para los relatos, una conclusión. Vamos a sistematizar la gran problemática que es la violencia machista. Tener un respaldo ministerial nos sirve a nosotras para que este libro llegue a todas las mujeres, y también le sirve al Ministerio como concientización de la problemática que aún falta mucho por hacer”, finaliza Andrea.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.