*


saludando

Dile adiós al “chaito” o “brazo de murciélago”

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

La flacidez en la parte inferior de los brazos es un problema que afecta a muchas mujeres, sin embargo, reducir el consumo de carne, ingerir suplementos con colágeno y algunos tratamientos estéticos son algunas alternativas que te ayudarán a mejorar este desagradable problema.
Saludar con la mano en alto puede ser todo un desafío para aquellas mujeres que tienen problemas de flacidez en los brazos, sobre todo en esta época del año donde el calor nos obliga a andar más destapadas.

El “chaito” o “murciélago” -que corresponde a la zona del tríceps- es una de las zonas más propensas al debilitamiento de tejidos y musculatura, debido a que es una parte muy delicada. “La membrana que conecta la piel con el músculo –llamada fascia- es más delgada en esta zona, lo que hace que genere menos fibras de colágeno que unan piel y músculo, favoreciendo que se despeguen”, explica Francisco Navarrete, kinesiólogo de Pretty Woman Esthetic Center.

Aunque el problema suele darse más en mujeres maduras, las jóvenes también son víctimas de este “mal”, sobre todo cuando bajan abruptamente de peso. Pero tranquilas chicas, la flacidez se puede detener e incluso revertir con los siguientes tips:

Reduce el consume de azúcar y carnes rojas

El especialista de Pretty Woman recomienda reducir el consumo de alimentos que afecten la producción de colágeno, pues esta es la proteína que da firmeza a los tejidos de todo el cuerpo, incluida la piel.

“Hasta los 25 años producimos colágeno de excelente calidad, pero después su calidad baja y pasados los 45 años se empieza a destruir, generando arrugas y pliegues en los brazos”, explica.

El kinesiólogo aconseja reducir el consumo de azúcares refinadas, como caramelos, dulces y postres, que debilitan el colágeno, pues destruyen el colágeno. Lo mismo pasa con la grasa y carnes rojas; éstas tienen una proteína llamada purina que también degrada el colágeno.

En su lugar, Navarrete recomienda las carnes blancas,  como el pollo, el pavo y el pescado, que tienen aminoácidos esenciales que ayudan a las células fibroblastos a generar nuevo colágeno. El consumo de verduras y frutas con cáscara también ayuda en esto.

Baja de peso de a poco y trabaja tu musculatura

Los cambios bruscos de pesos también promueven la aparición del “chaito”, por eso es recomendable bajar kilos de forma paulatina (1 a 2 por mes) para que la piel tenga tiempo suficiente para acomodarse.

Junto con cuidar la piel, es fundamental el desarrollo muscular, pues los tríceps son músculos habitualmente abandonados del ejercicio. Los ejercicios con mancuernas o los movimientos de remos con bandas elásticas son muy efectivos.

¡Brazos jóvenes otra vez!

Si ya tienes brazos de murciélago, no te deprimas, pues con los avances en los tratamientos estéticos, hoy todo se puede solucionar. Sin embargo, para revertir esto hay que ser constantes y también realizar ejercicios para fortalecer la musculatura.

Dentro de los tratamientos estéticos que te pueden ayudar se encuentran:

Masajes: Los masajes modelantes ayudan a reacomodar grasa y a eliminarla a través del sistema linfático. Junto a esto está el drenaje linfático, que ayuda a “vaciar” el exceso de líquidos y toxinas.

Radiofrecuencia tripolar: Mediante el uso de calor estimula a las células para que produzcan colágeno nuevo para reafirmar la piel. También estimula la formación de elastina para que la piel con pliegues se recoja y logre un aspecto liso.

Ondas rusas con electroestimulación: Las ondas eléctricas contraen y relajan el músculo.

Vendas frías: Con el frío se busca producir contracción elástica en la piel.

Yesoterapia: Con esta técnica también se busca reafirmar la piel.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.