*


Blog Claudia Sasmay

Hay tanta belleza alrededor

Por Claudia Sasmay

¿Cuántas veces no te has sentido agobiada, cansada, perdida?¿Cuántas veces te has preguntado si estás haciendo lo correcto, si haces bien con el ritmo de vida que llevas, si haces bien en sacrificar cosas importantes, por ganar otras?

La vida de la mujer a lo largo de la humanidad, no ha sido fácil.  A pesar que cada día tenemos más espacio en la sociedad, se respeta nuestra opinión, representamos cargos públicos, ocupamos un lugar importante y decidor en el mundo de hoy. Pero ¿a qué costo? Sé que éste pensamiento no es fácil de admitir, son esas frases que nos llegan en el silencio, cuando nadie ve, en nuestra intimidad más profunda, en ese espacio que sólo otra mujer podría tocar y por cierto entender.

A pesar de tener bastante tiempo para mis hijos y mi familia, suelo tener estos pensamientos de vez en cuando, porque las mujeres siempre sentimos que no es suficiente lo que hacemos, que no basta lo que damos…. Y tenemos esa sensación de que podemos hacer más por los “nuestros” y nos quedamos con la ingrata culpa asomada en la ventana. ¿Te ha pasado que esto ha venido a tu mente alguna vez? Si es así, bienvenida al Club! No es que vivamos en eso, pero son momentos, circunstancias que nos hacen plantearnos las prioridades de la vida, porque aunque las mujeres ganamos en muchas cosas como sociedad, hemos dejado de recibir otros beneficios, a mi juicio los más importantes. Querer ser valoradas, no significa dejar nuestros roles primarios, a lo largo de la humanidad las mujeres han sido el pilar fundamental de la familia y son las familias las que forman la sociedad. Las mujeres somos muy creativas y siempre encontramos la manera de hacernos cargo y estar en todas, aunque el costo a veces es alto y nos agotamos y cansamos más de la cuenta. Todo lo que hacemos, lo hacemos desde el amor y el querer cumplir todos los roles que la vida nos regala y muchas veces impone, aunque es preciso aclarar que cada una elije y debemos ser responsables con esa decisión.

Yo al igual que muchas mujeres pienso en esto, aunque no sea todo el tiempo, son ideas que están presentes y conscientes. Sólo veo que hay tanta belleza alrededor, tanta belleza en mi hogar y falta tiempo para ver….sólo busco un poco de “espacio” y silencio: Para ver a mis hijos, contemplarlos en la infinidad de su SER. Deleitarme con su inocencia, acariciarlos con miradas profundas, abrazarlos con manos y brazos gordos y eternos. Sólo pido espacio, tiempo, AYUDA para poder sentarme a ver cómo crecen y no perderme de nada. TODO…TODO puede esperar cuando de ellos se trata. Pero la mente es frágil y se pierde en cosas y personas que nada saben de juegos, risas, besitos jugosos, cosquillas, pelotas, abrazos, baños de burbujas, muñecas y legos. Sólo pido ojos para ver como se convierten en un hombre y una mujer excepcionales. Sólo busco un poco de espacio en esta loca carrera de la vida.

Humildemente,  honro y dedico estas palabras a todas las mujeres que hacemos la labor más dura, más ingrata y más maravillosa del planeta, cuidar y educar a nuestros hijos. A mi madre que lo hizo por mi, mi abuela, mis tías y amigas y a cada una de las millones de mujeres que lo hacen y lo harán a lo largo de la vida. Bendigo esta posibilidad, porque YO LO ELIJO ASI, sólo busco un poco de espacio para ver…para verlos y no sentir que en veinte años más la vida se me pasó con un suspiro y que no me di cuenta como crecieron y un día no sé como ni cuándo, ellos dejaron de ser mis cachorros.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.