*


1

Estudios advierten sobre los nocivos efectos de la pornografía en nuestro cerebro

Según los investigadores, ver tanto cine triple X podría disminuir el volumen de algunas zonas esenciales de nuestro cerebro.

Por Soledad Reyes

Para algunos, ver pornografía puede ser una práctica de lo más común, algo que hacen regularmente para motivarse o despertar sus deseos.

Sin embargo, lo que puede parecer una movida de lo más normal, para algunos investigadores es bastante nociva.

Así al menos lo descubrieron diversos estudios que señalan, entre otras cosas, cómo algunas áreas de nuestra corteza cerebral pueden incluso disminuir de tamaño debido al porno o cómo puede generar el mismo tipo de adicción que el alcohol y las drogas.

pornografía

Imagen: La Cuarta

¡Cuidado con tanta estimulación visual!

“El alto consumo de pornografía puede alterar la estructura y el funcionamiento de nuestro cerebro provocando que surja la adicción o el comportamiento adictivo. Tanto mantener relaciones sexuales como visionarlas conduce a la liberación en el cerebro de una sustancia llamada dopamina (un neurotransmisor cerebral relacionado con las funciones motrices, las emociones y los sentimientos de placer)”, explican en el sitio Muy Interesante.

Y agregan que “la diferencia con respecto a practicar sexo, es que el porno produce una especie de ‘inundación’ de dopamina. La descarga excesiva de esta hormona puede producir desórdenes cardiovasculares, renales, estomacales o endocrinos, entre otros. Pero, además, al producirse esta descarga, el organismo necesita volver a producirlas nuevamente, por lo que promueven la repetición de esta conducta, lo que puede convertirse en un círculo vicioso que lleve al individuo a perder la capacidad de gobernar su propio cuerpo”.

De esta forma, Joe Schrank, experto en adicciones, indica al mismo sitio que “los cerebros responden al cambio químico. Cuando se libera la dopamina y hay una sensación de placer, el cerebro primitivo envía el mensaje a repetir el comportamiento de la sensación deseada”.

Imagen: @sxc para Freepik.es

Imagen: @sxc para Freepik.es

Por eso, la mente de un adicto al porno necesita sentir constante estimulación, lo cual lo pone a la par de un adicto al alcohol y a las drogas, tal como descubrió un estudio de la Universidad de Cambridge que reveló que “el cuerpo estriado o núcleo estriado -que juega un papel importante en el centro de recompensa del cerebro- se iluminaba igualmente cuando se trataba de alcohólicos como de adictos al porno al mostrarles imágenes de su objeto de deseo”.

Junto con esto, los expertos se dieron cuenta además que “el volumen del cuerpo estriado del cerebro disminuía cuanto más porno veían los pacientes”, señalando que “hemos encontrado un importante vínculo negativo entre el acto de ver pornografía varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro, así como la actividad de la corteza prefrontal”.

¿Es buena idea ver pornografía en pareja? – Biut.cl

Hoy en día podemos consumir pornografía mucho más libremente que antaño, cuando casi que tenías que arrendar a escondidas alguna cinta XXX. Sin embargo, con el paso de los años y la tecnología a nuestro alcance, podemos ver este tipo de contenido incluso en nuestros celulares.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.