*


Cannes consagra a una leyenda: Malick se lleva la Palma de Oro

Por Biut y Agencias

Cinco películas en 40 años no es mucho, pero a Terrence Malick (67) le han servido para cimentar un estatus de leyenda que ayer se confirmó, al cierre de la 64ª edición del Festival de Cannes. El guionista y director estadounidense, quien honró su fama de quitado de bulla al restarse de la ceremonia de clausura, se alzó con la Palma de Oro gracias a El árbol de la vida, en una decisión comunicada al mundo por Robert de Niro, el presidente del jurado. Su filme de rasgos poéticos y místicos ambientado en los 50, que había generado cierto favoritismo en los días previos a la premiación, le entregó a Malick el mayor reconocimiento de su carrera, junto al Oso de Oro que Berlín le entregó por La delgada línea roja (1998).

Otros que “sonaban” para el premio gordo en esta ocasión eran Jean-Pierre y Luc Dardenne (que ya se lo han llevado dos veces) y Aki Kaurismäki: mientras la cinta de los hermanos belgas, Le gamin au vélo, compartió el Gran Premio del Jurado con Erase una vez en Anatolia, del turco Nuri Bilge Ceylan, Le Havre, del realizador finés, se llevó el premio de la crítica. En tanto, a Pedro Almodóvar, que iba por cuarta vez tras la Palma con La piel que habito, no le alcanzó la entusiasta recepción para su nueva cinta y debió conformarse con el Premio de la Juventud.

Dunst por Von Trier

A la hora de los balances, no pocos corresponsales han destacado el nivel de los filmes exhibidos como una de las buenas noticias para reportar de la presente edición. Sin embargo, si hubo un episodio que marcó estos 12 días de cine, glamour y negocios fue la calificación de “persona non grata” que la organización festivalera extendió al danés Lars von Trier por declarar en rueda de prensa, el pasado miércoles, que entiende a Adolf Hitler y que éste incluso le cae “simpático”. Aun si en cosa de horas pidió forzadas disculpas, el director de Bailarina en la oscuridad quedó al margen de la fiesta, lo que no significó que su filme Melancolía se fuera sin nada: su protagonista, la norteamericana Kirsten Dunst, fue coronada como Mejor Actriz. “¡Guau, qué semana!”, señaló la intérprete, quien agradeció a Von Trier y agregó que el premio concedido “es un honor que se tiene una vez en la vida”.

Singular, aunque objeto de menor interés mediático fue el hecho de que una cinta muda haya escalado alto en el certamen: El artista, de Michel Hazanavicius, le valió finalmente el premio al Mejor Actor al francés Jean Dujardin.

La variedad de propuestas y de orígenes quedó igualmente de manifiesto en el modo en que se desglosa el resto del palmarés. Así, el danés Nicolas Winding Refn se consagró como mejor director por Drive, producida y rodada en EEUU, mientras la francesa Maïwenn Le Besco se llevó el Premio del Jurado por Polisse y el israelí Joseph Cedar el de Mejor Guión, por Nota al pie.

La presencia sudamericana, una vez fuera de competencia la chilena Bonsái, tuvo su momento más destacado al concederse la Cámara de Oro -mejor debut- al argentino Pablo Giorgelli por su filme Las acacias.

Ganadores

Palma de Oro

El árbol de la vida, de Terrence Malick (EEUU).

Gran Premio del Jurado

Ex aequo para Le gamin au vélo, de Jean-Pierre y Luc Dardenne (Bélgica-Francia), y Erase una vez en Anatolia, de Nuri Bilge Ceylan (Turquía).

Premio del Jurado

Polisse, de Maïwenn Le Besco (Francia).

Mejor dirección

Nicolas Winding Refn, por Drive (EEUU).

Mejor guión

Joseph Cedar, por Nota al pie (Israel).

Mejor actriz

Kirsten Dunst, por Melancolía (Dinamarca-Suecia).

Mejor actor

Jean Dujardin, por El artista (Francia).

Mejor cortometraje

Cross, de Maryna Vroda (Ucrania).

Cámara de Oro (mejor ópera prima)

Las acacias, de Pablo Giorgelli (Argentina-España).

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa