*


blog_jessika

El insomnio, un mal cada vez más frecuente en las mujeres

Por Jessika Krohne

La vida de la mujer ha cambiado mucho en las últimas tres décadas ya que se ha logrado una participación más activa de ésta en distintos ámbitos de la vida y se ha podido emancipar del rol tradicional que mantuvo durante muchas generaciones, lo que ha permitido su participación laboral en todos los aspectos de la vida económica. El rol de la mujer en la sociedad se ha modificado a partir del ingreso masivo de ésta al mercado laboral.

Esto sin duda ha sido muy positivo, pero también ha traído sus aristas negativas, ya que las tasas de depresión, el estrés y el insomnio también han aumentado en la población femenina, junto a las tasas de fracaso matrimonial y la postergación de la maternidad a una edad muy avanzada.

Todos estos factores negativos se deben muchas veces a los múltiples papeles que tiene que asumir la mujer en la actualidad, sintiéndose sobrepasada. Además, no ha podido ser reemplazada adecuadamente en sus roles antiguos de madre y dueña de casa a los que se agregan sus ambiciones de desarrollarse profesionalmente y tratar de surgir en un mundo laboral muy competitivo.

Me quiero centrar especialmente en el insomnio que ha aumentado considerablemente entre las mujeres en la actualidad y que es cada vez un problema más complejo y motivo de consulta en las terapias psicológicas, ya que con esta dificultad se pierde la calidad de vida y el rendimiento óptimo, cuando se sufre de este mal y no se logra un descanso reponedor en la noche. El insomnio puede causar en el día además problemas como fatiga, cansancio, irritación o sentirse deprimido.

Varios estudios han concluido que el insomnio es causante de las múltiples funciones y roles que cumple la mujer hoy en día y que afecta en forma muy grave la calidad de vida, por lo que hay que tratar de combatirla lo antes posible antes que se convierta en una “enfermedad crónica”.

Si bien, hay medicamentos que ayudan a conciliar el sueño, se recomienda no abusar de estos fármacos y buscar otras formas de curar esta dificultad.

Primero que nada es importante ordenar el ciclo sueño-vigilia y establecer una rutina diaria con un horario establecido.

Es necesario evitar todo tipo de bebidas que contienen cafeína y cigarrillos por lo menos 3 horas antes de acostarse. Además hay que tratar de ingerir comida ligera.
También es importante acostumbrarse a utilizar el dormitorio solamente para dormir y evitar el trabajo nocturno y uso de computadores dentro de él.

Por último hay ejercicios de relajación que ayudan a enfrentar el insomnio y mejoran considerablemente la calidad del sueño.

Cuando nada da resultado y el insomnio persiste es necesario consultar a un especialista para que se pueda resolver lo antes posible esta dificultad.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa