*


alcohol-y-tabaco

Alcohol, cigarros y poco descanso, la mezcla que mata tu cutis

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

El consumo de bebidas alcohólicas, las largas noches de celebración, la descompensación horaria, la alimentación desequilibrada y la excesiva exposición solar, característicos de esta época, suelen originar estragos en la piel del rostro.

Ya sea seco, graso o mixto, el cutis es la parte del cuerpo más propensa a recibir los embates de los agentes externos, responsables de la aparición de arrugas y ojeras. Si bien los rayos solares constituyen una de las principales causas de la degeneración de la piel, la falta de sueño y el consumo excesivo de alcohol y tabaco también conllevan al envejecimiento prematuro.

Enemigo 1: La falta de descanso

En diciembre y a comienzos de año, es común que las horas de sueño se reduzcan a causa de las fiestas que caracterizan esta época. No dormir lo suficiente hace que el cuerpo expela una cantidad excesiva de la hormona cortisol, disminuyendo la producción de colágeno y favoreciendo la aparición de estrías cutáneas. Según la Dra. Vierocka Tomulic, dermatóloga de Clínica Dermovein, “la ausencia de esta proteína provoca deshidratación y pérdida de elasticidad epidérmica, y por consiguiente, la aparición de surcos entre la boca y las mejillas, además de arrugas en el contorno de los ojos”.

Enemigo 2: La dupla fatal

Como en cualquier celebración, el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco no es extraño. La ingesta excesiva disminuye los niveles de nutrientes en el cuerpo, especialmente el de la vitamina A, dificultando así la circulación del oxígeno. La falta de este antioxidante, que a su vez facilita la producción del colágeno necesario para dar elasticidad y firmeza a la piel, causa que el rostro sea más propenso a evidenciar líneas finas y arrugas.

Por su parte, el humo del cigarrillo, además de afectar gravemente el sistema respiratorio, repercute en la salud de la piel. De acuerdo a estudios científicos del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, se ha comprobado que el número de cigarrillos fumados durante el día y el número de años que la persona fumó es directamente proporcional al nivel de lesiones cutáneas.

Esto puede ayudar…

Estudios científicos indican que la aplicación de toxina botulínica tipo A y de ácido hialurónico en la piel conduce a resultados muy naturales, que son satisfactorios y efectivos en los pacientes con respecto a la mejora de su apariencia . Estos procedimientos no invasivos, a diferencia de las intervenciones quirúrgicas, son más duraderos y tienen la ventaja de ser fácilmente ajustables y reversibles, de acuerdo a los cambios físicos del paciente a lo largo del tiempo.

El ácido hialurónico es una sustancia de relleno que se inyecta en la piel a fin de recuperar el volumen perdido por el envejecimiento. Aunque su uso es más frecuente para corregir imperfecciones como arrugas, surcos y cicatrices que aparecen en la piel, también se utiliza para engrosar labios y realzar pómulos.

Por el contario, la toxina botulínica tipo A, que no es un relleno sino un relajante, se inyecta directamente en el músculo generador de arrugas dinámicas o líneas de expresión que generalmente se fijan en el contorno de los ojos y en el entrecejo. Dicho así, la aplicación de esta toxina resulta ideal antes del comienzo de las fiestas para prevenir la aparición de otras líneas tras los excesos.

Si bien las indicaciones de estos dos compuestos son distintas, sus efectos pueden ser complementarios y, por lo tanto, utilizados de manera combinada.

Según explica la Dra. Alicia Flores, dermatóloga de Clínica CCE, “unas costumbres sanas y el uso de toxina botulínica tipo A y de ácido hialurónico deberían ser tomados en cuenta antes de que los signos del envejecimiento comiencen a hacerse visibles.”

También es importante que estos productos provengan de fabricantes altamente calificados y que su aplicación sea realizada por médicos expertos.  La Dra. Tomulic complementa: “A partir de mi experiencia recomiendo la toxina botulínica tipo A y el ácido hialurónico de Allergan por su buena calidad y porque están certificados por la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EUA”.

Más allá de la piel

El maquillaje es un factor de suma importancia para las mujeres que desean lucir bellas en las fiestas de fin de año. Sin embargo, su uso frecuente, en especial el de las máscaras, puede llegar a maltratar y endurecer las pestañas y, en consecuencia, a quebrarlas.

Según la Dra. Flores, “existe un tratamiento médico a base de bimatoprost, conocido como  LATISSE®. Este tratamiento, cuya aplicación debe hacerse bajo prescripción de un especialista, actúa en la fase de crecimiento de las pestañas, haciéndolas más largas y estimulando la transición de más folículos a una nueva fase de crecimiento. El resultado son unas pestañas más largas, gruesas y oscuras que todos envidiarán”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.