*


piso

Piso pélvico: Por qué tenemos que cuidarlo

El embarazo, el parto y la menopausia ponen en riesgo nuestro piso pélvico y es urgente que nos preocupemos de él para evitar problemas como la incontinencia urinaria, disfunciones sexuales y otras consecuencias.

Por Andrea Hartung / @jartung

El piso pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que forman una estructura similar a una “hamaca” en la parte baja del pelvis, cerrando el suelo del abdomen. Son músculos muy importantes, en cuanto desempeñan un rol fundamental en la función sexual, el control de esfínters y en la mantención de la posición correcta de la vejiga, el útero y el recto.

¿Cuándo debemos preocuparnos del piso pélvico?

Hay dos etapas de nuestra vida en las que las mujeres tenemos que cuidar con mayor énfasis el piso pélvico: la primera, después del parto, porque la salida del bebé provoca estiramientos y comprensiones de su estructura.

La segunda etapa es durante la menopausia, porque cuando ocurre el cambio hormonal, el suelo pélvico se deteriora, perdiendo la capacidad de soporte.

Pero en realidad, todas las mujeres, en todas las etapas de su vida, deberían estar pendientes del piso pélvico, pues éste puede sufrir daños con abdominales malo hechos o deportes de alto impacto, como el running.

¿Cómo cuidar el piso pélvico?

Catalina Manzor, kinesióloga y directora de salud de Clínica de Cuidados Integrales para la Mujer, Be Mom, recomienda que todas las mujeres entrenen la musculatura del piso péñvico, para que no desarrollemos alteraciones.

Otras técnicas que cuidan el piso pélvico son la electro estimulación, biofeedback, tratamiento conductual y técnicas manuales.

Si te gustaría saber sobre el estado de tu piso pélvico, especialmente si acabas de tener un bebé, te recomendamos acudir a un médico para que te evalúe.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.