*


Cómo aprovechar al máximo el horario de verano

Por Viviana Vidal

A partir de este domingo despertaremos con menos luz, pero las tardes estarán luminosas por más tiempo. Todo esto por el inicio adelantado del horario de verano, que este año de acuerdo al Decreto Supremo n° 469 se inicia este 20 de agosto a las 24.00 (22.00 en Isla de Pascua).

En lo concreto, la noche del sábado tendremos que adelantar en una hora nuestros relojes. Lo que significa que tendremos una hora menos de sueño.

Según la Dra. Marcela Zapata, Jefa de Área de la Escuela de Salud AIEP, este cambio no tiene por qué generar mayor impacto en nuestro cuerpo. “Una persona normal no debería necesitar más de 72 horas para adaptarse al nuevo horario y esto incluye a los niños”, asegura la experta.

Si bien, los primeros días con el nuevo horario podríamos presentar algunas molestias como: cansancio, mal humor o somnolencia, también el cambio nos traerá la posibilidad hacer nuestras tardes más entretenidas. Aquí, con la ayuda de la Dra. Marcela Zapata te contamos qué beneficios nos podría traer este cambio:

    Una tarde con más luz, nos motivará a realizar actividades al aire libre, como salir a caminar, pasear al perro o ir de compras.

    El clima y la luz nos motivarán más para salir a trotar o hacer ejercicio.

    Se estimulará una mayor convivencia familiar después del trabajo.

    Si trabajas o estudias, cuando vayas camino a casa, aún estará luminoso, lo que por una parte te dará mayor seguridad y por otra, sentirás que aún queda día para hacer tus actividades.

    Seguramente te sentirás más motivada para salir a un happy hour o ir a la casa de tus amigas, total, parece que fuera más temprano.

¿Antes del cambio de horario?

Para adaptarnos bien al cambio y aprovechar mejor estos días con todo el ánimo, la Dra. Marcela Zapata nos recomienda seguir las siguientes indicaciones:

Niños. “En el caso de los niños, es importante que el 20 de agosto se acuesten a la misma hora de siempre y que, al día siguiente, mantengan el horario habitual para sus actividades”.

Adultos. “Para los adultos que se reconocen sensibles a los cambios de horario, recomiendo evitar las siestas en los primeros días posteriores al cambio, para así poder conciliar el sueño durante toda la noche. Además, es importante mantener un horario establecido para levantarse y acostarse,
aplicándolos incluso en los primeros fines de semana tras el cambio. Recién tras dos semanas con el nuevo horario retome sus siestas o cambie las horas para acostarse y levantarse los fines de semana”.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa