*


Fenómeno antiage: salud y longevidad garantizada

Por Camila Essus

En Chile existen múltiples tratamientos y productos para retrasar el envejecimiento, y aunque las mujeres recurren con confianza a ellos, lo cierto es que nada impedirá que en el largo plazo llegue la molesta vejez y sus consecuencias asociadas. Pero llegado ese momento, existe la opción de vivir la tercera edad de forma sana y vital ¿Cómo? Tratando desde temprana edad, el llamado estrés oxidativo, es decir, el estado de las células del organismo para protegerlas de enfermedades y al mismo tiempo, alargar considerablemente la proyección de vida.

¿Qué es el estrés oxidativo? Un desequilibrio celular producido por el exceso de radicales libres y menor función defensiva o antioxidante, producto de la acumulación de desechos en nuestros tejidos.

El procedimiento antiage llegó a nuestro país para tratar este tipo de estrés. Cada vez con más adeptos, promete evitar el envejecimiento celular que provocan enfermedades como la diabetes, los cánceres e incluso la condición de obesidad. La doctora Yaisy Picrin, magíster en Nutrición Clínica y Envejecimiento Biológico de la Universidad de Chile, explica que esta innovadora terapia “retira tóxicos como metales y grasas que se han acumulado por décadas, limpiando las arterias de la persona”. A través de diferentes aplicacaciones como la quelación vía intravenosa, el tratamiento Picrin reduce la oxidación celular provocando bienestar y rejuvenecimiento interior.

Utilizado cada vez con mayor frecuencia en distintas especialidades médicas, el estrés oxidativo afecta más a mujeres que hombres por el tema hormonal. Internamente, la mujer es un laboratorio de emociones. La menstruación, el embarazo y la menopausia, son ejemplos de cambios hormonales fuertes que hacen que la oxidación afecte más al género femenino.

LA RAZÓN FUNDAMENTAL. El estrés oxidativo puede explicarse mediante causas ambientales, entra las cuales se incluye el efecto de los metales pesados como el smog, el plomo y el exceso de mercurio presente en las ciudades. Su accción sobre el organismo también podrá incidir negativamente para aumentar los niveles de oxidación molecular y por ende, el envejecimiento.

¿Cómo darse cuenta que estamos en presencia de estrés oxidativo?

Según la Dra. Picrin, los 30 años es la edad en donde comienza a manifestarse de forma severa. A esta edad comienza a costar un poco más regular los niveles de antioxidantes desde el punto de vista biológico. Es el momento para hacerse el primer chequeo general. En este periodo el cuerpo comienza a formar muchos más adipositos y grasa, se comienza a tener menos folículos, las hormonas comienzan a disminuir y además es la edad donde médicamente comienzan a llamar a la mujer “añosa”, entonces bajo ese lema, uno también debe considerar que es la edad para preocuparse.

A pesar que el estrés oxidativo comience a manifestarse a los 30, el cuidado en alimentación y los factores ambientales también indicidirán en su precoz desarrollo. En este sentido, aquí encontrarás algunas recomendaciones para detenerlo:

La clave para el envejecimiento celular. Si uno logra bajar un kilo de peso, automáticamente esto se multiplica por 2 años de vida. Lo ideal es volver al mejor peso que tuvimos en la mejor edad, es decir, los 20 años.

  • Alimentación balanceada y equilibrada: Bajo consumo de azúcar, sal y grasas.
  • Rico consumo de proteínas de alto valor biológico (animal y de tipo vegetal como porotos negros, lentejas o avena).
  • Actividad física moderada, intentando trabajar los grandes grupos musculares. Una buena alternativa son los ejercicios localizados y anaeróbicos. También caminar 10 mil pasos diarios caminar 50 cuadras.
  • Recrear la mente.

Si una persona comienza su tratamiento a la edad de 30 años, los resultados podrán ser evidentes a largo plazo. Según la especialista, el mejor momento para notarlos es cuando la mujer entra en su periodo de menopausía, llegados los 40-45, porque es un momento de liberación para la mujer, un tiempo para dedicarse a ella misma en el cuál se puede bajar de peso y entre otras cosas mejorar la calidad de la piel y el cabello.

Demostraciones de la ciencia


Desde que nacemos estamos programados con una mayor oxidación y es necesario equilibrarla. Por eso, para pacientes con cáncer, estudios han concluído que los tratamientos mantienen el estrés oxidativo de esa célula cancerígena controlado. Eso quiere decir que arma una barrera alrededor de la célula y no deja que esto se propague.

En caso de obesidad se demostró que los pacientes con mayor porcentaje de grasa corporal, envejecen más rápido, padecen de enfermedades más rápido y no cumplen con las expectativas de vida.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.