*


piel

Consejos para sacarle provecho a los sérums, por Laura Boettiger

Los sérums, o sueros faciales, son el último grito de los productos de belleza. Pero no sirven si los aplicas mal, en la piel sucia o en pocas cantidades.

Por Laura Boettiger

Sin duda los sérums llegaron para quedarse. Hoy muchas manejamos el concepto, ¿pero sabemos realmente para qué sirven, cómo y cuándo se aplican?

¿Qué es?

El sérum es una solución, un fluido, de apariencia lechosa. Su función es proporcionar un shock o inyección de vitalidad, hidratación, iluminación, etc, a la piel.

Buscan mejorar el estado general de la piel, y existen de todo tipo, según el objetivo que quieras conseguir y según cómo tengas la piel en ese momento: anti arrugas, hidratantes, reafirmantes, anti manchas.

sérums

¿Qué hace que los sérums sean novedosos?

Su textura es ultra liviana, lo que facilita su absorción penetrando en capas más profundas de la piel. Ello permite que, en cierto casos, sean más efectivos que las cremas.

El sérum es un producto accesorio y complementario, no obligatorio. Pero en general son más caros que una crema, por lo que si decides invertir en uno, te aconsejo que seas constante, no sólo para justificar la compra, sino porque siendo matea en su aplicación es como realmente funcionan.

¿Cómo se aplican?

Una vez que tienes la piel limpia (es decir, después del tónico o producto de limpieza) aplica entre 3 a 5 gotas en distintos puntos como frente, mejillas y mentón repartiéndolo en el resto de la cara sin olvidar la zona del cuello.

En las líneas de expresión trata de abrir el pliegue e insistir en esa zona. Espera unos minutos que se absorba y luego sigues con las cremas.

Algo fundamental: no sustituyen a las cremas, son complementarios. Se potencian trabajando en paralelo.

¿Cuándo hay que empezar a utilizarlos?

Los 30 años son una buena edad para empezar a usarlos, pero como sabes, todo es relativo y si, por ejemplo, cuando chica abusaste mucho del sol, a los 25 ya te van a ayudar. Puedes partir aplicándotelos una vez al día y luego hacerlo en la mañana y en la noche.

Además de la edad, otro factor que influye son las etapas de estrés, sueño o períodos en que tenemos mala calidad de piel. En lo personal uso sérums como una herramienta SOS, cuando mi piel está opaca, sin vida o reseca. Compro uno y lo uso alrededor de 2 meses (eso dura aproximadamente si lo aplicas 2 veces al día)

Es verdad que no son baratos, pero son tan concentrados, que tienes que ocupar sólo unas gotas. Vale la pena la inversión ¡Pruébalos y sentirás la diferencia!

—-

Laura es maquilladora y trabaja en el estudio de maquillaje y blog Make up insiders. No dejes de revisarlo y de seguir todos sus consejos en su cuenta de Twitter.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa