*


Estatinas bajo la lupa

Por Biut y Agencias

Recientes estudios realizados en EEUU, determinaron un nuevo riesgo asociado a las estatinas. Se trata de la relación de este medicamento con el desarrollo de diabetes en mujeres.

La investigación publicada en Annals of Internal Medicine, concluyó que, del grupo de personas observadas, quienes informaban el uso de estatinas al comienzo de los seis a siete años durante los cuales se desarrolló el estudio, un 50% resultaron ser más propensas al diagnóstico de diabetes, que quienes no recibían la medicación para disminuir el colesterol.

“El uso de medicación con estatinas en las mujeres posmenopáusicas está relacionado con un mayor riesgo de diabetes mellitus”, señaló el equipo de Yunsheng Ma, de la Escuela de Medicina de la University of Massachusetts.

Al desarrollar la investigación, se emplearon datos de la popular Women’s Health Initiative (Iniciativa de Salud de las Mujeres), que incluyó a más de 150.000 mujeres libres de diabetes entre los 50 y los 80 años.

A pesar de que investigadores señalan que los beneficios de las estatinas aún las convierten en una medicación valiosa para las personas en riesgo, a partir de la muestra, a algunas mujeres se les prescribió cambios en su rutina alimenticia, en la toma de terapia hormonal o vitaminas a diario, mientras que el otro grupo basal se mantuvo igual en su dieta y estilo de vida.

48% de las mujeres observadas que consumían estatinas resultaron ser más propensas a un diagnóstico de diabetes que aquellas que no consumían esos fármacos.

Al comienzo del estudio las mujeres completaron cuestionarios de salud con preguntas alusivas al consumo o no de estatinas, además de información sobre otros riesgos asociados a la diabetes, incluyendo el peso y los niveles de actividad. Luego de este seguimiento, los investigadores demostraron que cerca de 10.200 mujeres sí habían desarrollado la diabetes.

Aquellas mujeres que informaron el uso de estatina (de cualquier tipo) era un 48% más propensas a ser diagnosticada de diabetes, que aquellas que no consumían el fármaco.

¡Ojo con su condición!

Las estatinas afectan a los músculos y órganos como el hígado, lo cual podría hacer al cuerpo producir mayor cantidad de azúcar de lo normal.

Quienes ya los utilizan, deberían intentas reducir el riesgo de diabetes a través de otros métodos. Entre las soluciones está bajar de peso, incrementar la actividad física y mantener un control regular para evaluar el nivel de azúcar presente en la sangre.

“La conclusión sigue siendo que, en general, las personas que tienen enfermedad cardíaca o accidentes cerebrovasculares previos, aún obtendrían amplios beneficios de las estatinas”, indicó Naveed Sattar, investigador especializado en metabolismo y diabetes de la University of Glasgow.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa