*


¿Qué es la enuresis?

Por Camila Essus

Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo dentro del cual se incluye el control del esfínter vesical, es decir, la respuesta del pequeño frente a las ganas de ir al baño. Si bien este proceso de autocontrol, se da usualmente entre los 2 y 5 años, existen casos en los que se retrasa, llegando a prolongarse más de la cuenta. Es a lo que los médicos llaman enuresis, condición de la cual te contamos en el siguiente artículo.

Para el Dr. Yuri Dragnic, neurólogo infantil de Clínica Santa María, la causa principal de la enuresis está relacionada a una inmadurez genéticamente determinada de los centros de control esfinteriano a nivel del sistema nervioso central, y también en gran parte a factores hereditarios, ya que si existen antecedentes familiares en parientes directos del menor, hay mayores posibilidades de su presencia. Este cuadro afecta con mayor frecuencia a los varones y se determina debido a la falta de control del esfínter durante la noche.

En un principio, a los menores les es más sencillo comenzar a mediar este proceso durante el día. Según menciona el especialista, “se adquiere el control voluntario diurno, en vigilia, y con posterioridad gracias a los procesos madurativos del sistema nervioso central, se obtiene el control nocturno no mediado por la voluntad”.

Si el niño no puede controlarse durante la noche, se puede iniciar un tratamiento para que lo haga. En primer lugar, se debe evaluar que el problema no sea debido a alguna enfermedad de base, ya sea urinario o de otro tipo. Si efectivamente resulta un diagnóstico de enuresis, el tratamiento debe enfocarse al manejo conductual del niño, incentivando con refuerzos positivos la motivación del menor para ser sujeto activo en su tratamiento.

¿Cómo ayudarlo en este proceso? En las primeras etapas del control urinario es recomendable que los niños aprendan a reconocer las señales que su organismo les envía en cuanto a la necesidad o no de ir al baño. Ello significa que los padres han de estar atentos a dichos requerimientos y apoyarlos a acudir a un baño en cuanto dicha señal aparezca de tal forma de evitar que se orine en la ropa.

                                                 TIPS PARA EL CONTROL EN CASA

1. Restringir el consumo de líquidos a partir de las 20 hrs.

2. Mantener buenas rutinas de sueño y despertar al niño a las 23 -24 horas para que vacíe su vejiga.

3. Fomentar que el niño asuma parte del trabajo que signifique el que se mojen con orina las sábanas y pijama: indicárselo que debe ayudar en el lavado de dichas prendas (obviamente no se le ha de entregar la responsabilidad completa de ello).

* Cuando estas medidas generales fracasan ha de plantearse el uso de dispositivos tales como las alarmas de humedad, o bien, el uso de medidas farmacológicas tales como la Imipramina o el uso de desmopresina.

NO FAVORECERA AL NIÑO…

1. Aguantar por mucho tiempo sus ganas de ir al baño.

2. La presión psicológica de los padres mediante castigos o reprimendas. El invitar a los niños a ayudar a limpiar aquello que han ensuciado es enseñarles que “el que ensucia debe ayudar a limpiar”. Esta acción ebe ser entendida como una invitación al menor a hacerse cargo también de su problema y de esta forma se incentiva su maduración.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa