*


depresion

Depresión femenina: cómo se gatilla y cuáles pueden ser sus consecuencias

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes

Hace pocos días Paris Jackson, la hija mayor del fallecido Michael Jackson hizo noticia por tratar de quitarse la vida, tomando 20 pastillas de analgésico y haciéndose un corte en el brazo.  Su decisión es el resultado de una depresión relacionada a la muerte de su padre, pero en la actualidad, las mujeres pueden padecer esta enfermedad por una serie de motivos.

La depresión es conocida como uno de los males del siglo XXI, pues es uno de los trastornos del ánimo que más afecta a las personas y sobre todo a las mujeres, debido a que, en muchas ocasiones se produce por los cambios hormonales que tenemos, pero también por otro tipo de factores, entre ellos genéticos, biológicos y psicosociales.  De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que la depresión se convertirá en el año 2020 en la segunda causa de incapacidad en el mundo, luego de las enfermedades isquémicas (infartos, insuficiencia coronaria, accidente cerebrovascular).

Tipos de depresión, según la OMS

Depresión severa

Es el grado más alto de la enfermedad que se traduce en una incapacidad absoluta para trabajar, estudiar, dormir, comer o realizar cualquier tipo de actividad cotidiana.

Distimia

Es un nivel menos grave de depresión que incluye síntomas crónicos a largo plazo. Es muy fácil confundir un estado de distimia con estrés o cansancio. Los efectos de este tipo de depresión no incapacitan tanto pero impiden un normal desarrollo de los hábitos más comunes. Se caracteriza por por presentarse como un estado de tristeza constante, menos energía, negatividad general, y un sentido de insatisfacción y desesperanza.

Trastorno bipolar

También es conocida como enfermedad maníaco-depresivay se caracteriza por presentar cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión).

Depresión posparto

Es una sensación de tristeza, llanto repentino y dificultades de la concentración, que suelen manifestarse luego de dar a luz, y suele desaparecee cerca de décimo día.Sin embargo hay casos en que puede llegar a intensificarse y perdurar.

Suicidio: La consecuencia que se puede prevenir

La depresión se puede controlar, sin embargo hay casos que cuando no son tratados pueden llevar a que una persona se suicide, siendo esta la causa de aproximadamente 1 millón de muertes anuales.

Para ahondar en el tema de la depresión femenina y del suicidio en las mujeres, conversamos con  Jessica Piña, psicóloga de la Clínica Vespucio, quien nos explicó qué pasa por la mente de una mujer en esos momentos y qué señales hay que tomar en cuenta si vivimos con una persona que podría realizar un acto de este tipo.

¿Qué situaciones o estados pueden llevar a una mujer a quitarse la vida?

“Las decepciones amorosas son una causa de ideación suicida muy recurrente, pero en general, cualquier situación en donde la autoestima y la estabilidad psíquica estén en juego pueden convertirse en una motivación. La presión del hogar, los diferentes tipos de violencias y la soledad emocional van generando la sensación de desesperanza y con esto, las ganas de vivir se van apagando y por eso viene la sensación de no saber qué hacer. La sensación de estar entrampada y sin salida ante la vida, puede llevar a una mujer a caer en un bloqueo afectivo que gatilla el cómo idear un suicidio, los que muchas veces se concretan”.

¿Cuál es el rango de edad en el que más se da este pensamiento?

“Esto se da más entre los 30 y los 34 años,  periodo significativo en la vida de las mujeres y  crucial en su vida psicológica, pues se someten a la incompatible presión del hogar y el trabajo, la búsqueda de su identidad profesional, la identidad afectiva, los primeros conflictos graves en la relación de amor, más la crisis general de la treintena.

Hay personas que tratan de suicidarse como forma de llamar la atención, ¿más allá de eso, qué busca provocar la persona con ese acto?

“En general el tratar de llamar la atención no siempre es sinónimo de tratar de suicidarse;  cuando es ‘por llamar la atención’, son cosas y actos superficiales que sólo generan susto en el entorno. De hecho, hay que diferenciar entre tratar de llamar la atención y ser impulsivos. Cuando se trata de actos impulsivos es peligroso porque pueden resultar, en cambio cuando es por llamar la atención, casi siempre es una amenaza, que intenta poner en alerta al otro, manipular una situación para conseguir un propósito asustando.

Algo muy distinto es tener bloqueos afectivos que gatillan una idea y un posterior acto suicida. En esos momentos la persona pierde la conciencia de sus actos y de lo que podria provocar”.

¿Cuáles son las formas más comunes con que las mujeres se quitan la vida en nuestro país?

“Las que más he visto en mi práctica profesional son: tomar cócteles de medicamentos, que se denomina intoxicación medicamentosa; intentar cortarse las venas para luego desangrarse; y lanzarse de edificios. Pero también hay otras formas, como tomar cloro o alguna sustancia química dañina”.

¿Qué hábitos o señales pueden ser anticipo de que una persona podría querer suicidarse y qué hay que hacer al respecto?

“En general, cuando alguien se suicida en el entorno surge un sentimiento de desazón porque a nadie se le pudo ocurrir o sospechar que esa persona haría algo así, además muchas veces se piensa que sólo los depresivos podrían llegar a suicidarse y no es así, pues existen otros trastornos y conflictos mentales que igualmente pueden gatillar un suicidio.

Sin embargo, siempre se debe tener cuidado con los cambios de estados de ánimo y con las personas que han pasado por algún evento crítico o deprimente, que posteriormente se observe muy aislado, demasiado callado o retraído. Por eso, siempre hay que estar atentos, cercanos y disponibles emocionalmente, no necesariamente se les debe obligar a conversar, pero sí estar cerca por si lo necesitan”.

6. ¿Qué recomendaciones deben seguir las familias de personas que viven con personas que han intentado suicidarse?

“Primero, no culpabilizar a quien lo ha intentado, tampoco estigmatizar, es decir, no tratarlo como si fuera loco o una mala persona, y sobretodo entender que la actitud debe ser complementaria a la persona que ha sufrido un intento de suicidio: el entorno debe mostrarse contenedor, cariñoso y con el objetivo de entregar ayuda. Hay que considerar que el problema se vuelve familiar y por lo tanto todos deben buscar readecuarse en el entorno, y si es posible hacer una terapia”.

En nuestro país, ¿quiénes son los que más concretan suicidios, hombres o mujeres?

No hay estadísticas muy actuales, pero  por lo general los hombres se suicidan más y las mujeres lo intentan más, es decir, al hombre le resultan más los suicidios. En otras palabras, los intentos de suicidios se dan más en mujeres, pero los suicidios concretados se dan más en hombres”.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.