*


crisis-de-pánico destacada

No te confundas: Ocho mitos sobre las crisis de pánico que debes conocer

Psicólogo y profesor de psiquiatría de la Universidad de Michigan derriba falsas creencias que existen en relación a las crisis de pánico y las personas que padecen esta enfermedad.

Por Francisca Cáceres/ @Fraancaceres

Hace algún tiempo les contamos qué son las crisis de pánico, conocidas también como un trastorno de ansiedad que genera una sensación de miedo y angustia incontrolable, y los tratamientos que existen para tratar este problema.

Hoy les contaremos sobre los mitos que existen en torno a este tema, para que no cometas el error de confundir, por ejemplo, un episodio de estrés o angustia leve con una crisis de pánico.

El  Huffington Post publicó una entrevista a Ricks Warren, psicólogo y profesor de psiquiatría en la Universidad de Michigan, quien desmiente algunas falsas creencias sobre este tipo de crisis, que tienen la característica de presentarse de forma recurrente e inesperada. A continuación te contamos cuáles son.

1. Los ataques de pánico son más que el estrés:

Muchas personas creen que los ataques de pánico son sólo resultado de estar preocupados o nerviosos. Sin embargo, son consecuencia de una incansable lucha por evitar la fuente de un problema mientras sienten estar en peligro.

2. No te desmayarás por un ataque de pánico:

Los desmayos son consencuencia de una caída en la presión alterial y en estos episodios por lo general la presión tiende a elevarse. Puedes sentir que pierdes el control, pero no necesariamente terminarás desmayándote.

3. Los ataques de pánico y la ansiedad no son lo mismo:

Si bien ambos son difíciles de tratar, la ansiedad es un término más génerico que puede abarcar el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo compulsivo, entre otros. La ansiedad es la preocupación acerca de algo malo que podría suceder, pero cuando el pánico comienza a afectar la vida de la persona y  empieza a evitar situaciones estamos hablando del trastorno de pánico.

4.  No estarás atrapado en el trastorno de pánico toda la vida:

Es muy común que las personas que son diagnósticadas con este transtorno crean que estarán enfermo toda la vida. Pero deben saber que la idea de que no hay ninguna esperanza o tratamiento eficaz para curarlos es falsa. Mientras antes la persona acuda a un especialista, más rápido podrá controlar el pánico, ya que él determinará el método que funciona mejor para cada caso.

5. No es difícil relacionarse con alguien que tiene crisis de pánico:

Todos han estado horrorizados en algún momento de sus vidas. Quienes rodean a alguien que está experimentando una crisis de pánico deben ponerse en el lugar de esa persona, escucharlo y contenerlo.

6. El pánico no es una puerta de entrada a una enfermedad mental más grave:

Muchas personas creen que por padecer este trastorno van a desarrollar una enfermedad más grave como el trastorno bipolar o la esquizofrenia, sin embargo, eso no es así. Se podría decir que este trastorno es una especie de “derecho propio” entre quienes han vivido situaciones de extremo estrés.

7. Las respiraciones profundas no calmarán un ataque de pánico:

Siempre escuchamos que cuando estamos ansiosos debemos respirar profundamente, sin embargo, para quienes están sufriendo un ataque de pánico el respirar de esta forma los hace pasar a un estado de hiperventilación, liberando dióxido de carbono adicional que no hace más que aumentar los síntomas como el mareo y/o el entumecimiento.

8. Los seres queridos no pueden hacer más que un especialista por quien sufre crisis de pánico:

Si estás junto a alguien que está pasando por un ataque de pánico no intentes cambiar su postura, sólo escucha y responde sin prejuicios ya que estos episodios son una experiencia personal, lo que significa que cada persona reacciona de una manera diferente.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.