*


Fantasías sexuales: Cuando los sueños superan la realidad

Por Camila Essus

Tener sueños eróticos no necesariamente debe ser sinónimo de verguenza. Estos sueños son producto de nuestra imaginación, y en ocasiones incluso pueden servir para fortalecer una relación de amorosa. Muriel L’Oisseau, psicóloga y sexóloga – especialista en sexo y pareja- explicó a Tacones algunos conocimientos básicos sobre las fantasías sexuales.

¿Cuándo se producen este tipo de fantasías y porqué?

Las fantasías eróticas se producen en actos sexuales o masturbación entre personas de sexo diferente o del mismo sexo. También se pueden experimentar en ensoñación erótica durante la vida cotidiana.
 
¿Cuáles son las diferencias entre las fantasías sexuales del hombre y de la mujer?

La socializacíon de género entre mujeres y hombres, es aún muy diferente. Las formas tradicionales de socialización entre los géneros se adscribe en roles culturales acerca de lo femenino y lo masculino, por lo tanto, abarca también la sexualidad.

La educación en la sexualidad femenina suele ser más controlada, más normada. Por ejemplo se dice que las fantasías femeninas contemplan un registro más romántico, pasivo, es decir, responde a estereotipos culturales, imponiendo atributos del género femenino.

Se observan cambios culturales que poco a poco modifican lo establecido acerca de los roles de géneros y las sexualidades.

¿De qué manera la cultura influencia el tipo de fantasías?

La sexualidad humana se ha alejado de lo biológico y pertenece a un constructo socio cultural y histórico. Por eso, sin lugar a dudas, nuestra producción fantasiosa va a ser influenciada por la cultura en la cual somos inmersos.

Si la educación sexual fue inexistente, insuficiente o sancionadora, la posibilidad imaginativa en el plano erótico afectivo puede ser muy pobre y culpogena.

¿Tienen que ver con la personalidad de cada uno?

Cada persona entra en la sexualidad con un bagaje familiar, educacional, cultural que le es propio.

Los seres humanos tienen personalidades, biografías, trayectorias sexuales, experiencias sexuales, diferentes. Por lo tanto las fantasías aunque se repitan en muchas personas, son influenciadas por nuestras experiencias vitales.

¿Hasta qué punto es bueno?

Las fantasías hacen parte del escenario imaginario y creativo de la sexualidad. Es un imaginación productora que enriquece la sexualidad corporal, psíquica y erótica.

Se considera como esencial incorporar fantasías eróticas para tener una vida sexual plena y satisfactoria. Además ayudan a evitar la monotonía que experimentan parejas que llevan más tiempo de relación.
 
¿Es aconsejable comentarlas con la pareja?

Cada pareja negociará el deseo de comunicar o poner en prácticas sus fantasías, con respeto, sin comprometer la integridad física o psíquica de las personas involucradas.

Fantasías más comunes

  • Escenarios románticos
  • Swinger
  • Incorporar un/una tercero(a)
  • Sexo en grupo
  • Lugares insólitos-distintos
  • Tener relaciones con una persona del mismo sexo
  • Pensar en otra persona, que no es la pareja
  • Sumisión o dominación

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.