*


Opinión: Eco-cosmética para nuestros Eco-menjunjes

Por Biut y Agencias

Hoy nosotras estamos utilizando una variedad de cosméticos y maquillajes, cremas hidratantes, labiales, lociones, cremas faciales, Champús, desodorantes, tintes de pelo. Sin embargo, no es tan fácil.  Utilizamos productos sin muchas veces tener ni la más mínima idea de que contienen, por más lindo o natural nos parezca el envase, la marca o su color. Es más, los spots publicitarios nos animan a que sea lo primero en buscar en el super o la farmacia pero sin decirnos aquellas simbologías de sus ingredientes dignas de descifrar a lo Indi Jones o Matrix; los PHA, PEG, etc., etc., etc.

Como buena investigadora, me metí en el temita. Muchas de nosotras sin saberlo,  o quizá sin darnos cuenta, somos sensibles a esos componentes viéndonos afectadas a distintos niveles. Algunos pueden causarnos alergia, o sea nuestro cuerpo los reconoce erróneamente como “peligrosos” o “extraños” o en su palabra docta “Alérgenos”, creando aquellas desagradables reacciones en nuestra piel, cuero cabelludo, manos, etc. Es más, algunos ingredientes de las cremas incluso nos pueden provocar mareos, vómitos y falta de sueño. Es un hecho que muchas de nosotras no nos damos cuenta inocentemente acerca de estos efectos secundarios, echándole la culpa a nuestros días, a la falta de comprensión del respectivo, a los chocolates o simplemente a que actuamos como “minas” sin averiguar la verdadera causa de nuestros problemas de salud. 

Sin duda decir que nuestra belleza significa buena salud es una verdad; nos sube los bonos en el mercado además que ayuda a nuestras carteras en menos idas al médico. Dado esto y que el verano no coopera con nuestra belleza sino más bien la pone en riesgo, creo tenemos 2 opciones: 1. Volver a las recetas de la abuelita mediante el uso de cuanto vegetal encontremos, como pepinos, tomates, papas, quitándole estos a nuestro plato diario vegetariano o de dieta; o 2. buscamos productos menos nocivos. Apostando a favor de mi dieta vegetariana y guardando hasta las hojitas del repollo que acababa de comprar, busqué información y encontré todo sobre la eco-cosmética… y Ladys… este fue un gran hallazgo.

La Eco-Cosmética son todos aquellos productos que nos hacen ver aún mas bellas pero que usan ingredientes naturales. Es más, esta tendencia se ha extendido a que estos sean lo más beneficio para el medio, adoptando principios como el no ser testeados en animales y además que cumplan con la responsabilidad social en la medida que generen trabajo, que la explotación de sus ingredientes sea “sustentable” (termino de moda que cada vez más me gusta) y que obviamente emita menos que un tubo de escape en términos de emisiones de CO2; además de estar certificados como de compensar aquello que impacta, ya sea pagando o reforestando.

Este boom nace el año 2010, Año Internacional de la Diversidad Biológica, advirtiéndose que la rica variedad de flora y fauna se está perdiendo a un ritmo 1.000 veces superior al normal. Una de las llamadas de atención fue precisamente el sector cosmético en lo que respecta al uso de ingredientes naturales. La UEBT (Union for Ethical BioTrade), ha pedido a las firmas de belleza que respeten y preserven la biodiversidad. Pero de aquí nace la pregunta obvia. ¿Qué es 100% natural?. Bueno chicas, no es natural todo lo que reluce y para eso debemos leer la parte de atrás de nuestros cosméticos, perfumes, cremas y todo cuanto utilizamos para resaltar nuestra belleza.

¿Una guía? Para esto, sus ingredientes han de provenir al menos en un 10%, de agricultura sustentable y no ha de contener por ejemplo, siliconas, conservantes, colorantes artificiales ni derivados del petróleo. Si les pudiera definir el ABC de lo eco, este sería:

  1. Ingredientes que procedan de un origen renovable, sustentable u orgánico.
  2. La mayor parte de cada ingrediente se deriva de una fuente vegetal o mineral.
  3. Ojala celebren la diversidad ecológica y cultural usando ingredientes vegetales procedentes de diferentes clases de hábitat de todo el mundo.
  4. Que ofrezcan un desarrollo económico y cultural a las comunidades locales o indígenas. Es decir, que sus plantaciones estén generando trabajo en lugares más necesitados.
  5. primer elemento de la lista
  6. Que no cause un impacto negativo en los ecosistemas de los que se extraen. Los procesos de producción debe respetar el medio ambiente y esto debe estar certificados, como a su vez compensados.
  7. Y finalmente, que sean biodegradables tanto en sus ingredientes como en su envases (ojala de material reciclado) y respetuosos con los animales, o sea no testeados en ellos.

Amigas, me dirán que esto sale más caro o que no hay. Nones, fui al super y a la farmacia y allí están, al alcance de todas y a precios razonables, donde ahora puedo cuidar mi belleza, mi salud y a mi medioambiente con impacto social y económico. Vayan, hay hartos!!!, se los recomiendo ya que hoy me siento más bella que nunca.

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.