*


¿Problemas con la siesta de tu hijo?

Por Biut y Agencias

El ambiente físico y los hábitos de la familia pueden influir mucho en el sueño del niño. Factores como la iluminación, sonidos, temperaturas y comidas pueden alterar el sueño del bebé y es por eso que el Colegio de Matronas y Matrones de Chile, en conjunto con Pampers, desarrollaron algunos consejos básicos para ayudar a las madres a conciliar el sueño de sus bebés. Aquí, algunas de sus recomendaciones:

  1. A la hora de dormir, preocúpate que en la habitación haya luz tenue y un ambiente relajado. Un sueño reponedor se ve favorecido con un entorno adecuado.
  2. Un ritual diario ayuda a un descanso predecible. Un baño con agua tibia o masajes previos a la hora de dormir son una buena alternativa.
  3. El frío y humedad del pañal puede ser un silencioso reloj despertador. Un pañal de rápida absorción ayuda a mantener la piel del bebé seca, logrando un sueño sin interrupciones.
  4. Previo a hacer dormir a tu bebé, léele un cuento o cántale una canción de cuna. La música recibida desde la etapa intrauterina relaja al bebé, generando sensación de bienestar.
  5. La temperatura de su habitación debe ser confortable (entre 18° y 22°C). El exceso de calor o de frío propicia el despetar nocturno.
  6. “Sabemos que entregar un buen consejo siempre es bienvenido. Queremos transmitir desde las experiencias y conocimientos científicos que nos respaldan para darle lo mejor a sus hijos”, señaló Anita Román, Presidenta Nacional del Colegio de Matronas.

  7. Evita actividades físicas o sobre estimularlo dos horas previas al sueño.
  8. Si se despierta, no pierdas la calma. Nuestra inquietud sólo logrará agitarlo más. Es importante que lo contengas tiernamente para tranquilizarlo y darle seguridad.
  9. Una rutina diaria con horarios determinados es esencial. Intenta acostar y levantar al bebé aproximadamente a la misma hora.
  10. Limpia y seca cuidadosamente la piel de tu bebé por completo antes de ponerle otro pañal. Así evitarás las molestas coceduras.
  11. Durante el día es importante que el bebé se acostumbre al ruido ambiental, pero en la noche el ruido debe ser disminuido para poder conciliar el sueño.
  12. Evita sobrealimentarlo antes de dormir ya que su estómago trabajará durante la noche en vez de descansar. De igual forma, si se duerme con hambre, es probable que despierte
  13. El bebé debe dormir en una habitación previamente ventilada y sin corrientes de aire para un descanso reponedor.

    EDUCAR A DORMIR


    A los niños se les inculcan hábitos desde muy temprana edad. Los padres son los responsables de enseñar a los menores actitudes frente a situaciones que guiarán su vida como lo son el aseo personal, el respeto a ssus pares y a la familia, los estudios y los valores. Pero hay un elemento que muchas veces es pasado por alto y tiene que ver con educar a los hijos a dormir.

    “Creer que el cansancio natural o el sólo hecho que anochezca son suficientes para que un niño asuma que el deber de acsotarse, no sólo es errado, sino también denota cierta irresponsabilidad de los progenitores, quienes no pueden ni deben descuidar este aspecto tan esencial para el desarrollo emocional y físico de los hijos”, afirma Anita Román.

    El buen dormir implicará que el menor goze de mejor salud, y ello se logra a través de la educación en casa, estableciendo horarios de sueño. Biológicamente, los bebés duermen hasta 18 horas diarias, cifra que decrece paulatinamente desde el segundo mes de vida hasta alcanzar un promedio de 10 horas diarias a los 12 años. Es importante saber que este periodo debe ser necesariamente inducido para lograr buenos resultados.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa