*


¡Evita el estrés de fin de año!

Por Camila Essus

Diciembre no solamente es sinónimo de festividadades. Las semanas previas al cierre del año muchas veces se vuelven caóticas por varias razones. Para los estudiantes siginifica el término del año académico y para los trabajadores un proceso de balance en la empresa. Nadie está libre de preocupaciones extra por esta fecha y para evitarlas, acudimos a la psicóloga Karin Fuchs de Clínica Ciudad del Mar, quien nos explicó las causas del estrés de fin de año y las alternativas para superarlo o simplemente no caer en él.

La especialista explica que las consecuencias del estrés pueden ser tanto negativas como positivas. Cuando la respuesta de la persona favorece la adaptación del factor estresante, médicamente se habla del eustrés. En cambio, cuando la respuesta de la persona resulta complicada, se denomina distrés. Es precisamente en esta categoría es en la que se encuentran la mayoría de los chilenos al llegar diciembre.

El estrés es el mecanismo utilizado por el organismo para mantener su propio equilibrio interno, adaptándose a las variadas exigencias a las cuales está expuesto dentro del medio en el que se desempeña.

Sin embargo, el estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia. Cuando esta respuesta persiste por mucho tiempo, se produce una sobrecarga de tensión que afecta al organismo, provocando la aparición de síntomas y manifestaciones patológicas que entorpecen el normal desarrollo de la persona.

Y es en este periodo del año cuando se comienza a evidenciar el agotamiento, generalmente a través de manifestaciones físicas. Las más comunes son cefaleas, molestias autonómicas como sudoración y sensación de vértigo, trastornos del sueño, alteraciones gastrointestinales y musculares contracturas crónicas y dolores difusos.

No obstante, el estrés también se trata de una sensación psicológica. Las manifestaciones asociadas al estado de ánimo suelen ser desgano, irritabilidad, cansancio mental, falta de incentivo para ser creativos y sentimientos de frustración casi constantes. En casos extremos se observa sensación de agobio, de agotamiento crónico y depresión.

SUS CAUSAS…Entre ellas se encuentra la sobrecarga de trabajo, el exceso de preocupaciones y responsabilidades, la toma de decisiones difíciles, un ambiente de trabajo hostil, compromisos académicos, como también, problemas familiares, de salud y económicos.

Sugerencias para evitar no llegar a fin de año excesivamente agotado

La mejor manera de prevenir el estrés laboral y de fin de año es respetar las horas reglamentarias de trabajo, como también, las que corresponden al descanso y recreación.

En caso de que el cansancio, y el desgano ya se han instalado en nuestras vidas, bastan con frecuencia, algunos cambios en los hábitos y rutinas, para lograr combatir el estrés y aumentar la resistencia a las demandas del entorno, se pueden realizar las siguientes acciones tanto en la casa como en el trabajo:

  1. Organizar el calendario y definir las metas que se buscan alcanzar.

  2. Jerarquizar las distintas tareas, que se derivan de las metas, según su importancia y urgencia.

  3. Ejecutarlas secuenciadamente, sin intentar abordar muchas a la vez. No es bueno sobreexigirse.

  4. A lo largo del día, cada cierto tiempo, disponer de unos minutos para descansar, respirar y mover brazos y piernas.

  5. Salir a caminar, idealmente unos 30 minutos diarios.

  6. Realizar alguna actividad recreativa o deportiva 2 a 3 veces por semana.

  7. Respetar los horarios de comida y las horas de sueño.

  8. Llevar adelante una dieta saludable y conservar un peso adecuado.

  9. Hacer del hogar un lugar confortable y acogedor.

Siempre y cuando pueda, disponga de un par de días “libres” en este período del año, para alejarse de las presiones laborales, concentrándose sólo en aquellas actividades que produzcan placer.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa