*


¿Niños estresados por la vuelta a clases?

Por Biut y Agencias

Compañeros nuevos, cambio de colegio y mayores exigencias, son algunos de los factores que pueden hacer que nuestros hijos se pongan ansiosos tras la vuelta a clases.

“El regreso a clases es un cambio fuerte para los niños, porque  es volver a un sistema y a una rutina que para ellos en general es muy exigente”, expresa la sicóloga infanto-juvenil, Pamela Vidal.

Pero no es sólo un impacto en su rutina, sino que también es un cambio fuerte para los padres, quienes debemos vivir el estrés de marzo con los útiles y uniformes escolares y luego comenzar una rutina diaria que implica dedicar tiempo a las tareas, comunicaciones, crear hábitos, etcétera.

Pero, ¿se estresan nuestros hijos con el regreso al colegio?

“En general, los niños no se estresan con la entrada a clases y son capaces de adaptarse rápidamente a la rutina escolar, pero sí pueden volverse más ansiosos o angustiados. Especialmente frente a situaciones particulares como cambio de colegio, curso, compañeros u otros factores que incidan en su capacidad de adaptación. Esas son las situaciones en las que se ve un mayor aumento de la ansiedad”, expresa la profesional.

Si notamos mayor angustia en nuestros pequeños, la sicóloga recomienda buscar el motivo de este estado, y entregar todo nuestro apoyo y cariño. “Podemos conversar con el niño de una manera abierta y acogedora, entendiendo lo que le pasa y apoyándolo con pequeñas acciones con las que se pueda sentir más aliviado y tranquilo”, sugiere.

Bruxismo infantil, un signo en época de ansiedad


El bruxismo en niños es una actividad anormal que se genera de forma inconsciente en los músculos maxilares, llegando incluso a frenar el crecimiento de éstos. “Generalmente los padres, no le dan la  importancia que se debiera a esta patología, por cuanto consideran que es la dentición primaria y se cambiará. Además, nunca se habla mucho del tema, pues para ellos el estrés del colegio no es asociado con  el rechinar de los dientes”., declara Patricia Calvache, directora de la clínica Dentimagen.

“Empecé a despertar con mucho dolor de mandíbulas y también me dolía la cabeza. Mi mamá me escuchó en las noches cómo rechinaba los dientes y me llevó al dentista”, declara Lina de 12 años, quien padeció de bruxismo.

 

 

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa