*


Sarah Palin, la escritora… ¿también candidata?

Por BBC Mundo

Desde que Sarah Palin saltó a la esfera pública nacional en 2008, los expertos de Washington no han parado de debatir, analizar e incluso burlarse de la idea de que compita en las elecciones.

Pero la hoy favorita del Tea Party ha dado recientemente algunos indicios de que sí lo hará. De hecho, le dijo a la revista del diario The New York Times que precisamente ahora se encuentra en pleno proceso de decisión, consultando con su marido y sus hijos.

Robert Draper, el periodista que la entrevistó para The New York Times Magazine, le dijo a la BBC que ella verdaderamente no ha tomado una decisión, pero destacó que alguien que comienza a meditar algo así, en serio, raramente termina decidiéndose por el no.

Draper duda de que Palin pueda resistirse a los encantos de la campaña presidencial.

PALIN, LA COMBATIVA
“Ella es muy competitiva. Sería una anatema para ella en 2012 ver cómo todos invocan a Ronald Reagan, hablan de su visión de EE.UU., critican a Obama y no ser parte de eso”, opina el reportero.

Si llegado febrero de 2012 Palin no decide lanzarse a la carrera presidencial, se convertirá simplemente en una voz crítica más, pero desde el salón de su casa.

Y Palin ya tiene recorrido parte del probable camino hacia la nominación. Es un nombre conocido y un gigante de la recaudación de fondos para campaña, algo con lo que sus potenciales contrincantes ni sueñan.

Scott Conroy, periodista y autor de la biografía “Sarah from Alaska” (“Sarah de Alaska”), opina que su postulación presidencial requiere una actitud que ya demostró en su carrera hacia la gobernación de Alaska.

“Le gusta el toma y daca. Le gusta subirse al cuadrilátero y golpear. Le divierte la naturaleza combativa de la política”, le comentó Conroy a la BBC.

Sin embargo, Palin tiene muy poca aprobación (35%) entre los votantes independientes, quienes normalmente son cruciales en las elecciones estadounidenses.

Con todo, Draper y Conroy coinciden en que Palin es capaz de convertir esta falta de expectativas en fortalezas.

“Es una mujer bastante inteligente y creo que puede llegar, como hizo George W. Bush, a hacer una buena carrera pese a ser subestimada. El listón está tan bajo para ella, que si en un debate es capaz de sonar mínimamente coherente, va a dar miedo a sus oponentes”, dice Draper.

POCA ORTODOXIA

El camino de Palin ha sido más bien poco ortodoxo. Está rodeada de un equipo de asesores sin experiencia en campañas presidenciales, que además trabaja en un entorno totalmente virtual: no tienen oficina.

Y de momento no ha hecho nada de lo que se supone que debe hacer un candidato, como reunirse con los editores de los principales periódicos. Al contrario, más bien rehuye de los periodistas y se comunica con las redes sociales de internet.

“Está cambiando la forma en que se hace campaña y también la forma en que los potenciales candidatos se comunican con el público”, comenta Conroy.

Además, no son pocos los que opinan que todavía le quedan unos cuantos obstáculos que superar. “Puede ser muy susceptible y lo pasa mal con las críticas. La mayoría de los políticos a este nivel están por encima de eso”, opina Conroy.

De momento, como explica Katie Connelly de la BBC, parece que todos la tratan con cierta delicadeza. Pero una vez se caliente la batalla electoral, sin duda, comenzarán los ataques, sobre todo los que cuestionen sus capacidades como hipotética presidenta.

El reality show sobre su vida también goza de elevadas cifras de audiencia en Estados Unidos. Pero mientras que algunos expertos lo ven como un inteligente y larguísimo anuncio publicitario, otros creen que puede sacar a la luz sus carencias como presidenciable.

E incluso los admiradores de su valentía no se muestran seguros de que esté lista para el escenario mundial.

“¿La gente llegará a creer que esa mujer que escala glaciares puede representarlos adecuadamente en una cumbre de la OTAN? Hasta al Tea Party costará convencerlo”, sentencia Draper.

ANUNCIOS

COMENTAR

Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento del Grupo Copesa.
Grupo Copesa